Y ABASTECIMIENTO
AGRICULTURA, GANADEA
MINISTERIO DE
RELACIONES EXTERIORES
MINISTERIO DE
EXPERIENCIAS DE TRANSICIÓN
AGROECOLÓGICA EN COLOMBIA
SEMBRANDO CAPACIDADES
COOPERACIÓN BRASIL- COLOMBIA- FAO
Experiencias de transición
agroecológica en Colombia
Sembrando Capacidades
Cooperación Brasil - Colombia - FAO
Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura
Colombia 2021
Las opiniones expresadas en este producto informativo son las de sus autores y no reejan
necesariamente los puntos de vista ni las políticas del MADR Colombia, MAPA Brasil, ABC/
MRE y/o la FAO.
ISBN
© FAO
La FAO fomenta el uso, la reproducción y la difusión del material contenido en este producto
informativo. Salvo que se indique lo contrario, se podrá copiar, descargar e imprimir el
material con nes de estudio privado, investigación y docencia, o para su uso en productos
o servicios no comerciales, siempre que se reconozca de forma adecuada a la FAO como la
fuente y titular de los derechos de autor y que ello no implique en modo alguno que la FAO
aprueba los puntos de vista, productos o servicios de los usuarios. Todas las solicitudes
relativas a los derechos de traducción y adaptación así como a la reventa y otros derechos
de uso comercial deberán realizarse a través de www.fao.org/contact-us/licence-request o
dirigirse a copyright@fao.org. Los productos de información de la FAO están disponibles en
el sitio web de la Organización (www.fao. org/publications/es) y pueden adquirirse mediante
solicitud por correo electrónico dirigida a publications-sales@fao.org.
Fuente Imágen Portada: Adaptada Fotografía de Ana Victoria González
ÍNDICE
Agradecimientos.
Listado de abreviaturas .
Presentación.
Parte I. Conceptos.
1. Agroecología y otras formas de agricultura alternativa.
2. Transición agroecológica.
2.1 Principios agroecológicos.
2.2 Niveles de acción en la transición.
2.3 Los 10 elementos de la agroecología: una guía para la transición hacia sistemas alimentarios y agríco-
las sostenibles.
2.4 Desafíos y factores que condicionan los procesos de transición hacia la agroecología.
3. El reto de la evaluación en la transición agroecológica.
Parte II. Experiencias de transición agroecológica en Colombia.
Metodología.
1. Asociación de Productores Orgánicos La Tulpa.
2. Asociación de Productores Indígenas de San Antonio de Palmito (ASPROINPAL).
3. Granja Agroecológica Pura Vida.
4. Proyecto Montañas Vivas.
5. Producción de Algodón Nativo Orgánico - Fundación ProSierra Nevada de Santa Marta.
6. Asociación de Mujeres Campesinas de Piñalito (ASOMUCAPI).
7. Consejo Comunitario Río Valle.
8. Corporación Colectivo de Agroecología Tierra Libre.
9. Asociación de Productores Campesinos del Oriente Antioqueño (ASOCAMPO).
Conclusiones.
Bibliografía.
8
54
8
10
59
IX
35
XI
40
3
46
4
50
1
42
61
12
17
19
20
15
22
31
26
5
ÍNDICE DE TABLAS
Tabla 1. Principios agroecológicos para el manejo sustentable de agroecosistemas.
Tabla 2. Niveles en el proceso de transición agroecológica (Gliessman, 2007).
Tabla 3. Los 10 elementos de la agroecología (FAO, 2018a; FAO, 2018b).
9
10
12
ÍNDICE DE FIGURAS
Figura 1. Interrelaciones e interdependencia entre los 10 elementos de la agroecología.
Tomado de FAO, 2018a.
Figura 2. Pasos del instrumento para la evaluación del desempeño agroecológico (TAPE).
Adaptado de FAO,2019.
Figura 3.
Ubicación de nueve experiencias de transición agroecológica documentadas.
15
18
21
COOPERACIÓN INTERNACIONAL
BRASIL-COLOMBIA-FAO
AGENCIA BRASILEÑA DE COOPERACIÓN DEL
MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES (ABC/
MRE)
Cecilia Malaguti do Prado
Coordinadora de la Cooperación Sur-Sur Trilateral
con Organismos Internacionales
Carolina Salles Smid
Analista de proyectos
Luis Fernando Bacelar
Asistente de Proyectos
MINISTERIO DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y
ABASTECIMIENTO DE BRASIL (MAPA)
César Hanna Halum
Secretario de Agricultura Familiar y Cooperativismo
(SAF)
Nelson Andrade Júnior
Asesor (SAF)
Rafael Martins Dias
Analista Técnico de Políticas Sociales (SAF)
MINISTERIO DE AGRICULTURA Y DESARROLLO
RURAL DE COLOMBIA (MADR)
Sergio Ramírez Payares
Director de Capacidades Productivas y Generación
de Ingresos (DCPGI)
Ronald Dallos Rincón
Profesional especializado (DCPGI)
Joaquín Salgado Rodríguez
Contratista (DCPGI)
Heidy Barbosa Segura
Profesional especializada, Ocina de Asuntos
Internacionales
OFICINA REGIONAL DE LA FAO PARA
AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE
Luiz Carlos Beduschi
Ocial de Políticas en Desarrollo Territorial
Ronaldo Ferraz
Coordinador regional del Proyecto América Latina
y el Caribe sin Hambre/Programa de Cooperación
Internacional Brasil-FAO
FAO BRASIL
Rafael Zavala
Representante
Rossandra Farías de Andrade
Profesional especializada en articulación
FAO COLOMBIA
Alan Bojanic
Representante
Manuela Ángel
Representante Asistente y Ocial de Programas
Marcos Rodríguez Fazzone
Especialista Senior Área Agricultura Familiar y
Mercados Inclusivos
Camilo Ardila Galvis
Coordinador del Proyecto Sembrando Capacidades
Texto elaborado por:
Ana García Hoyos
Profesional especializada en agricultura sostenible
Revisión técnica:
Camilo Ardila Galvis, Marcos Rodríguez Fazzone
Supervisión gráca:
Giovanny Aristizabal
Diseñador Visual/Ocina de Comunicaciones,
Representación FAO Colombia
Ángela Silva
Profesional en comunicaciones/Sembrando
Capacidades Representación FAO Colombia
Proyecto gráco y diagramación:
Glück Comunicaciones SAS
Bogotá D.C , Colombia
2021
VII
Q
ueremos expresar un especial agradecimiento a las personas y organizaciones que com-
partieron y aportaron sus experiencias en la agricultura agroecológica:
Asociación de Productores Orgánicos La Tulpa, Asociación de Productores Indígenas de San An-
tonio de Palmito (ASPROINPAL), Granja Agroecológica Pura Vida, Proyecto Montañas Vivas, Fun-
dación ProSierra Nevada de Santa Marta, Asociación de Mujeres Campesinas de Piñalito (ASO-
MUCAPI), Consejo Comunitario Río Valle, Corporación Agroecológica Tierra Libre, Asociación de
Productores Campesinos del Oriente Antioqueño (ASOCAMPO), ONG SWISSAID.
Así mismo, agradecemos a las partes del Proyecto Sembrando Capacidades: el área de Coopera-
ción Sur-Sur Trilateral con Organismos Internacionales de la Agencia Brasileña de Cooperación;
la Secretaría de Agricultura Familiar y Cooperativismo del Ministerio de Agricultura, Ganadería y
Abastecimiento de Brasil; la Dirección de Capacidades Productivas y Generación de Ingresos del
Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia; el Proyecto América Latina y el Caribe sin
Hambre del Programa de Cooperación Internacional Brasil-FAO; y el área de Agricultura Familiar y
Mercados Inclusivos de FAO Colombia.
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAOSEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
AGRADECIMIENTOS
IX
LISTADO DE ABREVIATURAS
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
ABC Agencia Brasileña de Cooperación
ANMUCIC Asociación Nacional de Mujeres Campesinas, Negras e Indígenas de Colombia
ASOCAMPO Asociación de Productores Campesinos del Oriente Antioqueño
ASOMUCAPI Asociación de Mujeres Campesinas de Piñalito
ASPROINPAL Asociación de Productores Indígenas de San Antonio de Palmito
BPG Buenas Prácticas Ganaderas
CARSUCRE Corporación Autónoma Regional de Sucre
FAO Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura
HLPE Grupo de Alto Nivel de Expertos en Seguridad Alimentaria y Nutrición
IFOAM Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica
MESMIS Evaluación de Sistemas de Manejo de Recursos Naturales
MADR Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia
MAPA Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil
ONG Organización No Gubernamental
SENA Servicio Nacional de Aprendizaje
XI
E
l Proyecto Sembrando Capacidades es
una iniciativa de cooperación Sur-Sur trila-
teral celebrada entre el Ministerio de Agri-
cultura y Desarrollo Rural de Colombia (MADR),
el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abaste-
cimiento de Brasil (MAPA), la Agencia Brasileña
de Cooperación (ABC) y la Organización de Na-
ciones Unidas para la Alimentación y la Agricul-
tura (FAO), cuyo objetivo es el fortalecimiento
de las políticas e instrumentos orientados a la
Agricultura Campesina, Familiar y Comunitaria
(ACFC) en Colombia.
Producto del conjunto de acciones alineadas
al fortalecimiento de las políticas públicas de
la agricultura familiar con enfoque agroecoló-
gico, se realizó la documentación descriptiva de
nueve experiencias de transición agroecológica
con base en i) el origen del proceso, ii) estrate-
gias para la transición agroecológica, iii) la co-
mercialización de productos agroecológicos, iv)
las relaciones y el intercambio de conocimien-
tos y v) lecciones aprendidas.
Para llevar a cabo esta documentación se
realizaron entrevistas semiestructuradas con
miembros de las organizaciones y/o iniciativas
familiares, en aras de identicar estrategias y
prácticas empleadas en algunos procesos de
transición agroecológica en Colombia, teniendo
en cuenta los 10 elementos de la agroecología
propuestos por FAO.
La parte I presenta conceptos relacionados con
la agroecología y otras formas de agricultura al-
ternativa, la transición agroecológica, los princi-
pios agroecológicos, los niveles de acción en la
transición, los 10 elementos de la agroecología
y los desafíos en los procesos de transición.
La parte II presenta la metodología utilizada
para esta documentación de experiencias y
los elementos descriptivos de las siguientes
nueve experiencias: Asociación de Productores
Orgánicos La Tulpa, Asociación de Producto-
res Indígenas de San Antonio de Palmito (AS-
PROINPAL), Granja Agroecológica Pura Vida,
Proyecto Montañas Vivas, Fundación ProSierra
Nevada de Santa Marta, Asociación de Mujeres
Campesinas de Piñalito (ASOMUCAPI), Consejo
Comunitario Río Valle, Corporación Agroeco-
lógica Tierra Libre, Asociación de Productores
Campesinos del Oriente Antioqueño (ASO-
CAMPO).
Se espera que esta documentación contribuya
a los esfuerzos de sistematización de expe-
riencias agroecológicas en Colombia que dan
cuenta de los ejes de acción clave en los proce-
sos de reconversión y/o transición, en particular
al desarrollo del lineamiento 5.1 “Promoción de
prácticas y saberes agroecológicos” de la Reso-
lución 464 de 2017
1
, el cual contempla la reali-
zación de mapeos de procesos agroecológicos
en el país, así como la creación y promoción de
comunidades de aprendizaje agroecológico a
través de la sistematización y socialización de
estudios de caso de la Agricultura Campesina
Familiar y Comunitaria (ACFC) con base agro-
ecológica.
1
Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural MADR. Resolución 464 de 2017. Por la cual se adoptan los lineamientos de política pública pata la Agricultura
Campesina, Familiar y Comunitaria y se dictan otras disposiciones. https://www.minagricultura.gov.co/Normatividad/Resoluciones/Resoluci%C3%B3n%20No%20
000464%20de%202017.pdf
PRESENTACIÓN
11
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
PARTE I. CONCEPTOS
3
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
1. AGROECOLOGÍA Y OTRAS FORMAS
DE AGRICULTURA ALTERNATIVA
L
os sistemas alimentarios se enfrentan
ante la necesidad perentoria de una trans-
formación profunda para hacer frente al
llamamiento universal a la acción para alcanzar
los Objetivos de Desarrollo Sostenible y lograr
así la seguridad alimentaria y la nutrición en
sus cuatro dimensiones (disponibilidad, acceso,
utilización y estabilidad), y hacer frente a retos
multidimensionales y complejos, como la cre-
ciente población mundial, la urbanización y el
cambio climático, que generan un aumento de
la presión sobre los recursos naturales, gene-
rando impactos directos en la tierra, el agua y la
biodiversidad. Esta transformación demanda un
cambio en la forma de alimentarnos, así como
el modo en que los alimentos se producen, al-
macenan, distribuyen, procesan, comercializan
y consumen, lo que marca un camino de cam-
bio en el modelo dominante de agricultura en el
presente (HLPE, 2019).
En consideración a la disminución en la calidad
de la base de los recursos naturales asociada
con la agricultura moderna, surge el concepto
de agricultura sustentable. No obstante, este
concepto ha requerido una noción más amplia
del contexto agrícola a partir del estudio de la
agricultura, el ambiente global y el sistema so-
cial, teniendo en cuenta que el desarrollo social
resulta de una compleja interacción de una mul-
titud de factores; por ende, ha sido necesaria la
evolución de la comprensión de la forma mera-
mente técnica hacia una más compleja, con la
inclusión de dimensiones ambientales, sociales,
culturales, políticas y económicas para abrir las
puertas a nuevas opciones de manejo y agricul-
tura que estén más en sintonía con los objetivos
de una agricultura verdaderamente sustentable
(Altieri, 2002).
En respuesta al modelo de producción agrícola
y pecuario convencional, hoy existen propues-
tas alternativas para el diseño y manejo de
sistemas agrícolas. Han llegado a identicarse
alrededor de 20 movimientos alternativos frente
a la agricultura convencional que persiguen la
obtención de alimentos sanos, como soporte
de un sistema de vida holístico (Mejía, 1995). En
este orden de ideas, los sistemas de agricultura
alternativa procuran proporcionar un ambiente
balanceado mediante el diseño de agroecosis-
temas diversicados y el empleo de tecnolo-
gías apropiadas de bajos insumos (Palmisano,
2017).
Entre las diversas corrientes del paradigma de
las agriculturas alternativas, se identican cua-
tro modelos con una expansión importante a
nivel global:
agricultura orgánica o ecológica;
agricultura biodinámica;
permacultura;
agroecología.
Esta última, centro del presente documento,
desde su especial potencial para fortalecer de
manera sostenible la soberanía alimentaria,
conservar la biodiversidad y respetar el conoci-
miento e innovaciones locales (Farrelly, 2016).
Adicionalmente, el Grupo de Alto Nivel de Exper-
tos en Seguridad Alimentaria y Nutrición (HLPE,
2019), reconoce el enfoque agroecológico
como un enfoque innovador
2
que contribuye
2
Un enfoque innovador hacia sistemas alimentarios sostenibles para la seguridad alimentaria y la nutrición es un conjunto de principios, prácticas y métodos
bien articulados y ampliamente practicados que tiene por objeto fomentar la transición hacia sistemas alimentarios más sostenibles que mejoren la seguridad
alimentaria y la nutrición, y que se enmarca en una losofía general y una visión estratégica para el futuro.
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
4
a la formulación de modos de transición hacia
sistemas alimentarios sostenibles que mejoren
la seguridad alimentaria y la nutrición.
3
La agricultura orgánica o ecológica data como
un sistema productivo muy antiguo y promovido
desde el ámbito cientíco por Albert Howard en
la década de 1900, quien resaltaba la necesidad
de dar prioridad a la fertilidad y salud del suelo
con base en el reciclaje de residuos.
La Federación Internacional de Movimientos
de Agricultura Orgánica (IFOAM, 2008) dene
la agricultura orgánica como “un sistema de
producción que mantiene y mejora la salud de
los suelos, los ecosistemas y las personas. Se
basa fundamentalmente en los procesos eco-
lógicos, la biodiversidad y los ciclos adaptados
a las condiciones locales, sin usar insumos que
tengan efectos adversos. La agricultura orgánica
combina tradición, innovación y ciencia para fa-
vorecer el medio ambiente que compartimos y
promover relaciones justas y una buena calidad
de vida para todos los que participan en ella.
Sumado a esto, IFOAM presenta los principios
de salud, ecología, equidad y precaución como
los principios éticos que inspiran a la acción y
dan el soporte en el desarrollo de la agricultura
orgánica.
Desde la perspectiva de las prácticas agronó-
micas, de forma general, se basan en la exclu-
sión total de fertilizantes, pesticidas, herbicidas
y fungicidas de síntesis química; reemplazo de
fuentes externas por recursos que se obtienen
dentro del mismo predio o en sus alrededores;
máxima utilización de las prácticas de rotación
de cultivos, rastrojos vegetales, abono animal,
leguminosas, abonos verdes, desechos orgáni-
cos, rocas fosfóricas, y control biológico de in-
sectos y enfermedades (Restrepo, et al., 2000).
Sin embargo, en el presente, este enfoque re-
sulta cuestionable, ya que en la actualidad no
aborda los problemas de dependencia de los
agricultores y las agricultoras a insumos y tec-
nologías externas como plaguicidas biológicos,
no cuestiona el monocultivo y conlleva a cer-
ticaciones de alto costo, por lo que diversos
autores arman que, más allá de las ventajas
agronómicas de este modelo, sus prácticas no
abordan los problemas de sostenibilidad a nivel
de agroecosistema ni del sistema agroalimen-
tario en su conjunto (Guzmán y Morales, 2011).
La agricultura biodinámica, fundada por Rudolf
Steiner en la década de 1920, considera a la
unidad productiva como un organismo vivo, el
cual tiene capacidad de autorregulación, creci-
miento, desarrollo y reproducción. Los compo-
nentes de este “organismo-granja” son el ser hu-
mano, el suelo y el cosmos que deben estar en
equilibrio. Esta corriente asigna una marcada
importancia a las variables astronómicas, el rol
de la contemplación y los sentidos en el proceso
de aprendizaje (Martínez, 2004). Se hace énfa-
sis en las prácticas de integración de cultivos y
ganado, reciclaje de nutrientes, mantenimiento
del suelo y la salud, así como el bienestar de los
cultivos, animales y agricultor/a-familia. Uno
de los objetivos más importantes de este -
todo es mantener una alta biodiversidad en pro
de la salud del suelo, para lo que suma a sus
prácticas esenciales los cultivos de cobertura,
cultivos jadores de nitrógeno, uso de estiércol
animal y nueve preparados medicinales diseña-
dos por Steiner para ser utilizados en pequeñas
cantidades (Diver, 1999).
La permacultura, modelo y concepto desarro-
llados por Bill Mollison y David Holmgren en la
década de 1970, se basa en el diseño sosteni-
ble de asentamientos humanos tanto en zonas
rurales como urbanas, aunque fue desarrollada
3
Los enfoques innovadores de los sistemas alimentarios sostenibles se agrupan en dos categorías principales: i) enfoques de intensicación sostenible de los
sistemas de producción y otros enfoques conexos (incluidas la agricultura climáticamente inteligente, la agricultura atenta a la nutrición y las cadenas de valor
alimentarias sostenibles), que generalmente implican transiciones graduales hacia sistemas alimentarios sostenibles. ii) enfoques agroecológicos y otros enfoques
conexos (incluidas la agricultura orgánica, la agrosilvicultura y la permacultura), que algunas partes interesadas consideran más transformadores (HLPE, 2019).
5
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
en sus inicios en entornos rurales. En concepto
central de la permacultura es que la humanidad
puede reducir o reemplazar tecnologías indus-
triales intensivas en energía y contaminación,
especialmente en la agricultura, mediante el
uso intensivo de recursos biológicos y un di-
seño reexivo y holístico, siguiendo el modelo
de los ecosistemas naturales (eco-mimetismo).
El uso de la tierra en la permacultura comparte
mucho con la agroecología, la agroforestería y
el uso de la tierra tradicional indígena; la esfera
práctica se considera como un marco de bue-
nas o mejores prácticas que un conjunto de téc-
nicas, las cuales se basan en el eco-mimetismo
y optimización del sistema, que busca puntos
estratégicos de apalancamiento donde la inter-
vención mínima puede mejorar el desempeño
de las funciones deseadas más allá de la forma
en que estas ocurren de forma natural en el sis-
tema (Morel, et al., 2018).
La agroecología es uno de los paradigmas más
amplios. El uso contemporáneo del término
data de los años 70. Sin embargo, la ciencia y
la práctica de la agroecología son tan antiguos
como los orígenes de la agricultura (Hecht,
1995). Hoy, se dene o entiende según la mi-
rada de diferentes investigadores.
En la búsqueda de una agricultura más autosu-
ciente y autosustentable, y un entendimiento
más profundo de la naturaleza de los agro-
ecosistemas y de los principios por los cuales
estos funcionan, emerge la agroecología como
disciplina que provee los principios ecológicos
básicos sobre cómo estudiar, diseñar y manejar
agroecosistemas que son productivos, conser-
van los recursos naturales y que a su vez son
culturalmente sensibles y socialmente y econó-
micamente viables. De manera que la agroeco-
logía va más allá de una mirada unidimensional
de los agroecosistemas: de su genética, agro-
nomía, etc. Esta abarca una comprensión de los
niveles ecológicos y sociales de la coevolución,
su interrelación, estructura y funcionamiento de
los sistemas (Vandermeer, 1995); demarcán-
dose así su base multidimensional y transdis-
ciplinar.
“La agroecología es un enfoque integrado que
aplica simultáneamente conceptos y principios
ecológicos y sociales al diseño y la gestión de
los sistemas alimentarios y agrícolas. Su obje-
tivo es optimizar las interacciones entre las plan-
tas, los animales, los seres humanos y el medio
ambiente, teniendo en cuenta, al mismo tiempo,
los aspectos sociales que deben abordarse para
lograr un sistema alimentario justo y sostenible”
(…) La agroecología diere en lo fundamental de
otros enfoques del desarrollo sostenible. Se basa
en procesos territoriales y que parten desde la
base, lo que ayuda a dar soluciones contextua-
lizadas a problemas locales. Las innovaciones
agroecológicas se basan en la creación conjunta
de conocimientos combinando la ciencia con los
conocimientos tradicionales, prácticos y locales
de los productores. Mejorando su autonomía y
capacidad de adaptación, la agroecología empo-
dera a los productores y las comunidades como
agentes clave del cambio (FAO, 2018,1-2).
Altieri (1995, 154), dene el enfoque agroeco-
lógico como aquel que considera a los ecosis-
temas agrícolas como las unidades fundamen-
tales de estudio; y en estos sistemas los ciclos
minerales, las transformaciones de la energía,
los procesos biológicos y las relaciones so-
cio-económicas son investigados y analizados
como un todo.
Gliessman (2001) denota la comprensión de
la agroecología como la ciencia que aplica los
conceptos y principios ecológicos en el diseño y
manejo de agroecosistemas sustentables.
En su sentido más amplio, la agroecología es
comprendida como “un enfoque de investiga-
ción cientíca que implica el estudio holístico de
los agroecosistemas y sistemas alimentarios;
un conjunto de principios y prácticas que mejora
6
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
la resiliencia y perdurabilidad de los sistemas
alimentarios y agrícolas, mientras conserva la
integridad social; y un movimiento socio-polí-
tico, que se centra en la aplicación práctica de la
agroecología, busca nuevas formas de conside-
rar la agricultura, la transformación, distribución
y consumo alimenticios, y sus relaciones con la
sociedad y la naturaleza (CIDSE, 2018, 4).
En este orden de ideas, el desafío básico de la
agricultura sustentable de hacer un mejor uso
de los recursos internos del sistema agrícola
puede ser fácilmente alcanzado a partir del
enfoque agroecológico, minimizando el uso de
insumos externos, y de preferencia generando
de manera eciente recursos internos, a través
de la diversicación para el incremento de las
sinergias entre los componentes clave del agro-
ecosistema (Altieri, 2002).
Finalmente, es importante destacar que los di-
versos modelos de agricultura alternativa son
de cualquier manera incluyentes y contentivos
entre sí.
7
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
2. Transición agroecológica
L
os sistemas agroalimentarios se hallan
en una encrucijada y es necesario tomar
acciones para su transformación (HLPE,
2017; FAO, 2019). Presiones a nivel global como
rápida urbanización, cambios de dieta, evolucio-
nes en el comercio minorista y en las cadenas
de suministro agropecuario, entre otros cam-
bios, generan nuevos desafíos en materia de
nutrición, huella ecológica de las cadenas de
valor agroalimentarias y la participación de la
agricultura familiar (FAO, 2019).
El Grupo de Alto Nivel de Expertos en Seguri-
dad Alimentaria y Nutrición (HLPE, 2016; HLPE,
2017) y la FAO (2017) enfatizan en la necesidad
de transformar los sistemas agroalimentarios,
identicando a la agroecología como un enfo-
que que favorece la transición hacia sistemas
agroalimentarios más sostenibles, ecientes, in-
clusivos y resilientes (FAO, 2018b; HLPE, 2019).
La transición agroecológica es un proceso
complejo en el que se articulan distintas esca-
las (nca, comunidad local, territorio) y que se
ve afectada por factores sociales, económicos,
tecnológicos, culturales, políticos y ecológicos.
Esta supone un cambio en los valores y formas
de actuar de los agricultores/as y consumido-
res/as, en sus relaciones sociales, productivas
y con los recursos naturales (Gliessman, et al.,
2007).
El proceso de transición agroecológica implica
diferentes prácticas, estrategias o acciones,
sin que haya una única forma de abordarlo. Ini-
ciar un proceso de transición y su perdurabili-
dad en el tiempo depende en gran medida del
convencimiento, necesidades y predisposición
que tengan los actores involucrados en forma
directa (agricultores/as, extensionistas, inves-
tigadores/as, etc.). A lo largo del tiempo se ha
hecho evidente que comenzar a hablar de otra
forma de producción resulta más fácil cuando
las propuestas o el interés en iniciar este pro-
ceso provienen de los mismos agricultores/as,
extensionistas e investigadores/as (Barchuk, et
al., 2018).
Es de singular importancia tener claro, como
principio fundamental, que los sistemas agro-
ecológicos no responden a criterios únicos o
puntuales, ya que la lógica del funcionamiento
no es lineal sino multifactorial, y que solo desde
la comprensión de la complejidad se pueden
generar sistemas singulares para determinados
territorios en función de sus características.
Así que la agroecología en su conjunto pro-
mueve principios en lugar de reglas o recetas
que deban ser tenidos en cuenta en el proceso
de transición desde sistemas convencionales a
sistemas de producción agroecológica o en un
proceso que desde sus inicios se planica bajo
el enfoque agroecológico.
2.1 Principios agroecológicos
Existen diversas formas de aproximarse al estu-
dio y práctica de la agroecología; a partir de prin-
cipios (CIDSE, 2018) o dimensiones —ecológica
y técnico productiva, sociocultural, económica
y política— (Sevilla-Guzmán y Montiel, 2010); —
histórica, social, educativa, biológica, ecológica,
económica, cultural, política, normativa, ética—
(Barchuk, et al., 2018). Todos los anteriores au-
tores coinciden en situar a los agroecosistemas
como las unidades fundamentales de estudio y
trabajo, en donde los ciclos y ujos minerales,
las transformaciones de la energía, los procesos
biológicos, el reciclaje de nutrientes, el control
natural de plagas y las relaciones socioeconó-
micas son consideradas y manejadas como un
todo. De este modo, los agroecosistemas son la
unidad básica de planicación, los cuales pue-
den ser de tamaños muy diversos.
8
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Un agroecosistema se crea cuando la interven-
ción humana y alteración de un ecosistema
tienen lugar con el propósito de establecer la
producción agrícola, a partir de la cual se intro-
ducen varios cambios en la estructura y función
del ecosistema natural, y como consecuencia,
cambian cualidades clave a nivel del sistema,
tales como el ujo de energía, el reciclaje de
nutrientes, los mecanismos de regulación de
las poblaciones y el equilibrio ecológico diná-
mico. Es así cuando se extiende el concepto
de ecosistema a la agricultura y se consideran
los sistemas agrícolas como agroecosistemas,
salen a la luz los fundamentos para ir más allá
y ver el complejo conjunto de reacciones bioló-
gicas, físicas, químicas, ecológicas y culturales
que determinan los procesos que permiten a la
humanidad obtener y sostener la producción de
alimentos (Gliessman, 2007).
Es así como en el manejo agroecológico está
implícito que, una vez entendidas las relaciones
y procesos ecológicos, el resultado es el mejo-
ramiento de la producción de forma más sus-
tentable, con menores impactos negativos en el
ambiente ecológico y social.
Los agroecosistemas se deben estudiar, diseñar
y manejar sobre la base de principios agroeco-
lógicos (Tabla 1). Estos principios pueden ser
aplicados a través de diversas técnicas y estra-
tegias; cada una de estas tendrá, desde luego,
un efecto particular sobre la productividad, esta-
bilidad y resiliencia del sistema, dependiendo de
la comprensión de las interacciones complejas,
las oportunidades locales, la disponibilidad de
recursos y en muchos casos de la cultura agro-
ecológica del mercado (Altieri y Nichols, 2010).
Tabla 1
Principios agroecológicos para el manejo sustentable de agroecosistema.
Principios agroecológicos para el manejo sustentable de agroecosistemas
1. Estimular la máxima diversificación de los agroecosistemas: diversificación a nivel de especies y de recursos
genéticos (vegetales, animales, microbianos) a través del tiempo, espacio y paisaje.
2. Mejorar el reciclaje de biomasa y optimizar el balance del flujo de nutrientes, con el fin de optimizar la
descomposición de la materia orgánica: altas tasas de reciclaje para mantener un flujo permanente de nutrientes y
disminuir los requerimientos de insumos externos, disminuyendo las pérdidas del sistema, cerrando los ciclos de
agua, materia orgánica y nutrientes, etc.
3. Proporcionar las condiciones del suelo más favorables para el crecimiento de las plantas mediante la adición de
materia orgánica y el aumento de la actividad biológica del suelo, en aras de sostener la fertilidad y sanidad de los
cultivos.
4. Minimizar las pérdidas de energía, agua, nutrientes y recursos genéticos mediante el mejoramiento,
conservación y regeneración del suelo, agua y agrobiodiversidad.
5. Diseñar y fortalecer un sistema de manejo ecológico de insectos y enfermedades: mejorar las interacciones
biológicas benéficas y las sinergias entre los componentes de la diversidad biológica agrícola, promoviendo así los
procesos y servicios ecológicos claves.
6. Considerar las bases culturales de los sistemas tradicionales para el diseño y fortalecimiento de
agroecosistemas de base agroecológica.
Fuente: adaptado de Altieri, 1995; Gliessman, 1998.
9
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
2.2 Niveles de acción en la
transición
Aunque es difícil proponer pasos o etapas para
alcanzar agroecosistemas sustentables, dado
que el proceso de transición agroecológica ten-
drá sus propias particularidades en cada caso,
varios autores han trabajado en el estudio del
proceso de transición agroecológica. Gliess-
man, et al. (2007), proponen una serie de niveles
o etapas de evolución o transformación (Tabla
2), desde la base multidimensional y holística de
la agroecología. Se presentan a continuación a
modo de ilustración, pues la heterogeneidad de
situaciones presentes en los sistemas alimen-
tarios y agroecosistemas, dan cuenta de que no
siempre es necesario avanzar de modo secuen-
cial en los procesos de transición, por lo que es-
tos niveles pueden enlazarse con lo que requiere
el contexto.
Tabla 2
Niveles en el proceso de transición agroecológica (Gliessman, 2007).
Principal ámbito
de acción
Descripción de las accionesNiveles de transición
Nivel 1
(Reducir)
Nivel 2
(Sustituir)
Nivel 3
(Re-diseñar)
Nivel 4
(Re-conectar)
Agroecosistema
Agroecosistema
Agroecosistema y
Sistema
agroalimentario
Sistema
agroalimentario
Incrementar la eciencia de prácticas convencionales para reducir el consumo
y uso de insumos costosos, escasos o ambientalmente nocivos.
En este nivel se deben optimizar y focalizar operaciones y aplicaciones
agrícolas en dosis y frecuencias reducidas.
Sustituir prácticas e insumos convencionales por prácticas alternativas
sostenibles.
Esta fase presenta cambios en términos de insumos y prácticas agroecológicas,
pero no se afecta la estructura básica del agroecosistema.
Rediseño del agroecosistema de forma que funcione sobre las bases de un
nuevo conjunto de procesos ecológicos.
En este nivel se logra abordar y eliminar las raíces de las causas de la producción
convencional y se incorporan arreglos, métodos de trabajo y nuevas formas de
relacionamiento de los actores que intervienen, que afectan positivamente el
agroecosistema y aumenten las sinergias tanto al interior del agroecosistema
como en el territorio.
Reestablecer una conexión más directa entre quienes producen y consumen
alimentos, con el objeto de restablecer una cultura de sustentabilidad
que considera las interacciones entre todos los componentes del sistema
alimentario.
Este nivel se centra en el componente cultural de la agricultura, generando
diálogos y acercamiento productor/a - consumidor/a. En este nivel, los
modelos agroecológicos han identicado formas de producción, intercambio y
benecio más inclusivas y equitativas entre los actores del sistema, teniendo
en cuenta, entre otros aspectos diferenciales, los de género, pertenencia
étnica, edad, costumbres y liderazgo y posición en el sistema agroalimentario.
10
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Nivel 1: incrementar la eciencia de prácticas
convencionales para reducir el consumo
y uso de insumos costosos, escasos o
ambientalmente nocivos.
La meta de esta etapa o nivel es usar los insu-
mos como agua, fertilizantes, pesticidas, com-
bustibles, etc., de una manera más eciente, de
tal modo que se reduzca su uso y, por ende, im-
pactos negativos. Como ejemplo de prácticas
utilizadas se pueden mencionar: sembrar a den-
sidades óptimas, evitar el uso de maquinarias
pesadas que compactan el suelo, realizar un
monitoreo de plagas, planicar las rotaciones
de cultivos, planear las operaciones agrícolas
teniendo en cuenta la oportunidad climática,
entre otras. Aunque este tipo de esfuerzos re-
ducen los impactos negativos de la agricultura
convencional, no rompen con la dependencia
de insumos externos. Por lo tanto, lo más im-
portante es reducir la dependencia de insumos
externos tóxicos, que muchas veces están muy
internalizados en la práctica del agricultor/a
(Gliessman, 2007).
Nivel 2: sustituir prácticas e insumos
convencionales por prácticas alternativas
sostenibles.
La meta de este nivel es reemplazar prácticas
y productos que degradan el ambiente y hacen
uso intensivo de los recursos, por aquellas que
sean más benignas ambientalmente. Como
ejemplos de prácticas utilizadas se pueden in-
cluir: uso de cultivos de cobertura, bioinsumos
(bio-fertilizantes, bio-repelentes, etc.), especies
jadoras de nitrógeno para reemplazar fertili-
zantes sintéticos nitrogenados, agentes vivos
de control biológico, cambio a labranza mínima
o reducida. En este nivel, la estructura básica del
agroecosistema no se altera en gran magnitud,
por lo que muchos de los problemas que se ob-
servan en los sistemas convencionales también
están presentes en aquellos que solo sustituyen
insumos. En esta etapa resulta esencial priorizar
la salud del suelo, es decir, aumento de materia
orgánica y microorganismos (Gliessman, 2007).
Nivel 3: rediseño del agroecosistema de forma
tal que funcione sobre las bases de un nuevo
conjunto de procesos ecológicos.
En esta etapa se eliminan de raíz las causas de
muchos problemas que existen todavía en los
niveles 1 y 2. Así, más que encontrar formas
más sanas de resolver problemas, como plagas
y/o enfermedades, se previene directamente
su aparición. Se reconocen los problemas y se
evitan con enfoques de diseño, manejo interno
y tiempos establecidos. Ejemplos de prácticas
son la diversicación de la unidad de produc-
ción mediante el uso de rotaciones, cultivos
múltiples, agroforestería, cercas vivas; consi-
deradas integralmente en el agroecosistema
(Gliessman, 2007).
Nivel 4: cambio de ética y de valores, una
transición hace una cultura de sostenibilidad.
En este nivel, el alcance es el sistema alimenta-
rio en su conjunto, por lo que en cierto grado se
habla de la reintroducción del componente “cul-
tura” dentro de la agricultura. La sostenibilidad
como concepto contiene el enorme potencial de
Sistema
agroalimentario
Construir un nuevo sistema alimentario global, basado en equidad,
participación, democracia y justicia, que ayuden a restaurar y proteger, los
sistemas de soporte vital de la tierra de la que todos dependemos.
Este nivel supone acciones encaminadas a reestructurar el sistema
agroalimentario en su integralidad.
Nivel 5
(Re-estructurar)
Fuente: elaboración propia con base en Gliessman, 1998, 2007 y 2015.
11
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
servir como vínculo entre quienes producen ali-
mentos por un lado y quienes consumen por el
otro. La educación del consumidor es central y
eventualmente inuirá en los valores que guían
las decisiones de los agricultores y las agricul-
toras.
Nivel 5: restructuración del sistema
alimentario global.
Sobre la base creada por agroecosistemas agrí-
colas sostenibles en el nivel 3 y las relaciones
alimentarias sostenibles en el nivel 4, tiene paso
la construcción de un nuevo sistema alimen-
tario global basado en la resiliencia, la partici-
pación, la localidad, la equidad y la justicia. En
este nivel se va más allá de la sostenibilidad, y
se propende por la restauración y protección de
la vida en la tierra.
Es fundamental rearmar que los distintos ni-
veles o etapas descritos no son excluyentes, ya
que diferentes prácticas se pueden incorporar
de forma combinada en etapas diferentes (si-
tuación muy frecuente); también puede existir
mayor o menor profundidad de cada uno de es-
tos en función de cada realidad.
La multidimensionalidad de la agroecología
llama a considerar las relaciones que operan en
las diversas escalas: nca, comunidad, sociedad
local/territorio y sistema agroalimentario, así
como los actores y sistemas de conocimiento
local, campesino/a e indígena. Es en la riqueza
de este entramado que se buscan y encuentran
las herramientas para potenciar la biodiversidad
ecológica y sociocultural en pro de alcanzar so-
ciedades sustentables (Sevilla, 2011).
2.3 Los 10 elementos de la
agroecología: una guía para
la transición hacia sistemas
alimentarios y agrícolas
sostenibles.
La Organización de las Naciones Unidas para
la Alimentación y la Agricultura (FAO, 2018a) en
el marco de la Iniciativa para ampliar la escala
de la agroecología
4
, presenta los 10 elementos
de la agroecología
5
(Tabla 3) como medio para
orientar la transición hacia sistemas alimenta-
rios y agrícolas más sostenibles, en apoyo al
cumplimiento de la Agenda 2030 para el desa-
rrollo sostenible.
4
Una propuesta con motivo del Segundo Simposio Internacional sobre Agroecología 3-5 abril de 2018.
5
Estos diez elementos de la agroecología se basan en la literatura cientíca básica sobre agroecología y se complementan con los debates mantenidos en las
reuniones regionales sobre agroecología organizados por la FAO entre 2015 y 2017, con los valores sobre agroecología de la sociedad civil, y la revisión realizada
por expertos internacionales y de la FAO.
Los 10 elementos de la agroecología
Diversidad
Mediante la gestión de la diversidad los enfoques agroecológicos contribuyen a una
serie de beneficios de producción, socioeconómicos, nutricionales y ambientales:
potencia la prestación de servicios ecosistémicos (polinización, salud del suelo);
puede aumentar la productividad y eficiencia en el uso de los recursos, al optimizar
la cosecha de biomasa y la captación de aguas; y la diversidad de fuentes de
ingresos contribuye a estabilizar los ingresos de los hogares.
“La diversificación es fundamental en las transiciones agroecológicas para garantizar la
seguridad alimentaria y la nutrición y, al mismo tiempo, conservar, proteger y mejorar los
recursos naturales”.
Creación
conjunta e
intercambio de
conocimientos
Los conocimientos desempeñan un papel central en el proceso de desarrollo e
implementación de innovaciones agroecológicas para abordar desafíos en los
sistemas alimentarios. Mediante un proceso de creación conjunta, la agroecología
combina los conocimientos tradicionales, indígenas, prácticos y locales de los
productores y las productoras con los conocimientos científicos globales.
Sinergias
La agroecología pone especial atención en el diseño de sistemas diversificados que
combinen de manera estratégica diferentes tipos de cultivos, animales, suelos, agua
y otros componentes, de tal modo que aumenten las sinergias y se favorezca tanto
la producción como los múltiples servicios ecosistémicos.
Eficiencia
El maximizar la eficacia en la utilización de los recursos es una propiedad emergente
de los sistemas agroecológicos. Mediante la optimización del uso de recursos
naturales como el suelo, el aire, la energía solar y el agua, la agroecología utiliza
menos recursos externos, reduciendo así los costos y los impactos ambientales
negativos.
Reciclaje
Al imitar los ecosistemas naturales, las prácticas agroecológicas apoyan los proce-
sos biológicos que impulsan el reciclado de nutrientes, biomasas y agua dentro de
los sistemas productivos, lo que aumenta la eficiencia en el uso de recursos, y
reduce el desperdicio y la contaminación.
Resiliencia
Al mejorar la resiliencia ecológica, social y económica, los sistemas agroecológicos
tienen una mayor capacidad de recuperación frente a desastres naturales como las
sequías, inundaciones o huracanes, y de resistencia ante plagas y enfermedades.
Así mismo, la diversificación y la reducción de la dependencia de insumos externos
reducen la vulnerabilidad de los productores ante riesgos económicos.
Valores
humanos y
sociales
La agroecología pone un fuerte énfasis en los valores humanos y sociales como la
dignidad, la equidad, la inclusión y la justicia, que contribuyen a medios de vida
sostenibles. Todo esto pone las aspiraciones y necesidades de las personas que
producen, distribuyen y consumen los alimentos en el centro de los sistemas alimen-
tarios. La agroecología trata de abordar las desigualdades creando oportunidades
para mujeres y personas jóvenes.
Cultura y
tradiciones
alimentarias
La agroecología desempeña un papel importante con vistas a volver a lograr un
equilibrio entre la tradición y los hábitos alimentarios modernos, uniéndolos de una
manera armoniosa que promueva la producción y el consumo de alimentos saluda-
bles y respalde el derecho a una alimentación adecuada. En este sentido, la agroeco-
logía busca cultivar una relación saludable entre las personas y la alimentación.
Gobernanza
responsable
Se precisan mecanismos de gobernanza transparentes, responsables e inclusivos
en distintas escalas para crear un entorno propicio que ayude a productores y
productoras a transformar sus sistemas. El acceso equitativo a la tierra y los
recursos naturales no solo son clave para la justicia social, sino también esenciales
para incentivar las inversiones de largo plazo en sostenibilidad.
Economía
circular y
solidaria
La agroecología busca reconectar a productores, productoras, consumidores y
consumidoras por medio de una economía circular y solidaria que otorga prioridad a
los mercados locales y apoya el desarrollo territorial. Los mercados innovadores que
apoyan la producción agroecológica ayudan a responder ante una creciente deman-
da de dietas más saludables por parte de consumidores y consumidoras.
2
4
5
6
7
8
10
1
“Las innovaciones agrícolas responden mejor a los desafíos locales cuando se crean
conjuntamente mediante procesos participativos”.
“Crear sinergias potencia las principales funciones de los sistemas alimentarios, lo que
favorece la producción y múltiples servicios ecosistémicos”.
“Las prácticas agroecológicas innovadoras producen más utilizando menos recursos
externos”.
“Reciclar más significa una producción agrícola con menos costos económicos y
ambientales”.
“Mejorar la resiliencia de las personas, las comunidades y los ecosistemas es
fundamental para lograr sistemas alimentarios y agrícolas sostenibles”.
“Proteger y mejorar los medios de vida, la equidad y el bienestar social es fundamental
para lograr sistemas alimentarios y agrícolas sostenibles”.
“Para lograr una alimentación y una agricultura sostenibles es necesario adoptar
mecanismos de gobernanza responsables y eficaces a diferentes escalas, de la local a la
nacional y la mundial”.
“Las economías circulares y solidarias que reconectan a productores y consumidores
ofrecen soluciones innovadoras para vivir dentro de los límites de nuestro planeta y, al
mismo tiempo, afianzan las bases sociales para el desarrollo inclusivo y sostenible”.
“Mediante el apoyo a unas dietas saludables, diversificadas y culturalmente apropiadas,
la agroecología contribuye a la seguridad alimentaria y la nutrición, al tiempo que
mantiene la salud de los ecosistemas”.
9
3
Tabla 3
Los 10 elementos de la agroecología. FAO, 2018a; FAO, 2018b.
12
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Diversidad
Mediante la gestión de la diversidad los enfoques agroecológicos contribuyen a una
serie de beneficios de producción, socioeconómicos, nutricionales y ambientales:
potencia la prestación de servicios ecosistémicos (polinización, salud del suelo);
puede aumentar la productividad y eficiencia en el uso de los recursos, al optimizar
la cosecha de biomasa y la captación de aguas; y la diversidad de fuentes de
ingresos contribuye a estabilizar los ingresos de los hogares.
“La diversificación es fundamental en las transiciones agroecológicas para garantizar la
seguridad alimentaria y la nutrición y, al mismo tiempo, conservar, proteger y mejorar los
recursos naturales”.
Creación
conjunta e
intercambio de
conocimientos
Los conocimientos desempeñan un papel central en el proceso de desarrollo e
implementación de innovaciones agroecológicas para abordar desafíos en los
sistemas alimentarios. Mediante un proceso de creación conjunta, la agroecología
combina los conocimientos tradicionales, indígenas, prácticos y locales de los
productores y las productoras con los conocimientos científicos globales.
Sinergias
La agroecología pone especial atención en el diseño de sistemas diversificados que
combinen de manera estratégica diferentes tipos de cultivos, animales, suelos, agua
y otros componentes, de tal modo que aumenten las sinergias y se favorezca tanto
la producción como los múltiples servicios ecosistémicos.
Eficiencia
El maximizar la eficacia en la utilización de los recursos es una propiedad emergente
de los sistemas agroecológicos. Mediante la optimización del uso de recursos
naturales como el suelo, el aire, la energía solar y el agua, la agroecología utiliza
menos recursos externos, reduciendo así los costos y los impactos ambientales
negativos.
Reciclaje
Al imitar los ecosistemas naturales, las prácticas agroecológicas apoyan los proce-
sos biológicos que impulsan el reciclado de nutrientes, biomasas y agua dentro de
los sistemas productivos, lo que aumenta la eficiencia en el uso de recursos, y
reduce el desperdicio y la contaminación.
Resiliencia
Al mejorar la resiliencia ecológica, social y económica, los sistemas agroecológicos
tienen una mayor capacidad de recuperación frente a desastres naturales como las
sequías, inundaciones o huracanes, y de resistencia ante plagas y enfermedades.
Así mismo, la diversificación y la reducción de la dependencia de insumos externos
reducen la vulnerabilidad de los productores ante riesgos económicos.
Valores
humanos y
sociales
La agroecología pone un fuerte énfasis en los valores humanos y sociales como la
dignidad, la equidad, la inclusión y la justicia, que contribuyen a medios de vida
sostenibles. Todo esto pone las aspiraciones y necesidades de las personas que
producen, distribuyen y consumen los alimentos en el centro de los sistemas alimen-
tarios. La agroecología trata de abordar las desigualdades creando oportunidades
para mujeres y personas jóvenes.
Cultura y
tradiciones
alimentarias
La agroecología desempeña un papel importante con vistas a volver a lograr un
equilibrio entre la tradición y los hábitos alimentarios modernos, uniéndolos de una
manera armoniosa que promueva la producción y el consumo de alimentos saluda-
bles y respalde el derecho a una alimentación adecuada. En este sentido, la agroeco-
logía busca cultivar una relación saludable entre las personas y la alimentación.
Gobernanza
responsable
Se precisan mecanismos de gobernanza transparentes, responsables e inclusivos
en distintas escalas para crear un entorno propicio que ayude a productores y
productoras a transformar sus sistemas. El acceso equitativo a la tierra y los
recursos naturales no solo son clave para la justicia social, sino también esenciales
para incentivar las inversiones de largo plazo en sostenibilidad.
Economía
circular y
solidaria
La agroecología busca reconectar a productores, productoras, consumidores y
consumidoras por medio de una economía circular y solidaria que otorga prioridad a
los mercados locales y apoya el desarrollo territorial. Los mercados innovadores que
apoyan la producción agroecológica ayudan a responder ante una creciente deman-
da de dietas más saludables por parte de consumidores y consumidoras.
2
4
5
6
7
8
10
1
“Las innovaciones agrícolas responden mejor a los desafíos locales cuando se crean
conjuntamente mediante procesos participativos”.
“Crear sinergias potencia las principales funciones de los sistemas alimentarios, lo que
favorece la producción y múltiples servicios ecosistémicos”.
“Las prácticas agroecológicas innovadoras producen más utilizando menos recursos
externos”.
“Reciclar más significa una producción agrícola con menos costos económicos y
ambientales”.
“Mejorar la resiliencia de las personas, las comunidades y los ecosistemas es
fundamental para lograr sistemas alimentarios y agrícolas sostenibles”.
“Proteger y mejorar los medios de vida, la equidad y el bienestar social es fundamental
para lograr sistemas alimentarios y agrícolas sostenibles”.
“Para lograr una alimentación y una agricultura sostenibles es necesario adoptar
mecanismos de gobernanza responsables y eficaces a diferentes escalas, de la local a la
nacional y la mundial”.
“Las economías circulares y solidarias que reconectan a productores y consumidores
ofrecen soluciones innovadoras para vivir dentro de los límites de nuestro planeta y, al
mismo tiempo, afianzan las bases sociales para el desarrollo inclusivo y sostenible”.
“Mediante el apoyo a unas dietas saludables, diversificadas y culturalmente apropiadas,
la agroecología contribuye a la seguridad alimentaria y la nutrición, al tiempo que
mantiene la salud de los ecosistemas”.
9
3
13
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Diversidad
Mediante la gestión de la diversidad los enfoques agroecológicos contribuyen a una
serie de beneficios de producción, socioeconómicos, nutricionales y ambientales:
potencia la prestación de servicios ecosistémicos (polinización, salud del suelo);
puede aumentar la productividad y eficiencia en el uso de los recursos, al optimizar
la cosecha de biomasa y la captación de aguas; y la diversidad de fuentes de
ingresos contribuye a estabilizar los ingresos de los hogares.
“La diversificación es fundamental en las transiciones agroecológicas para garantizar la
seguridad alimentaria y la nutrición y, al mismo tiempo, conservar, proteger y mejorar los
recursos naturales”.
Creación
conjunta e
intercambio de
conocimientos
Los conocimientos desempeñan un papel central en el proceso de desarrollo e
implementación de innovaciones agroecológicas para abordar desafíos en los
sistemas alimentarios. Mediante un proceso de creación conjunta, la agroecología
combina los conocimientos tradicionales, indígenas, prácticos y locales de los
productores y las productoras con los conocimientos científicos globales.
Sinergias
La agroecología pone especial atención en el diseño de sistemas diversificados que
combinen de manera estratégica diferentes tipos de cultivos, animales, suelos, agua
y otros componentes, de tal modo que aumenten las sinergias y se favorezca tanto
la producción como los múltiples servicios ecosistémicos.
Eficiencia
El maximizar la eficacia en la utilización de los recursos es una propiedad emergente
de los sistemas agroecológicos. Mediante la optimización del uso de recursos
naturales como el suelo, el aire, la energía solar y el agua, la agroecología utiliza
menos recursos externos, reduciendo así los costos y los impactos ambientales
negativos.
Reciclaje
Al imitar los ecosistemas naturales, las prácticas agroecológicas apoyan los proce-
sos biológicos que impulsan el reciclado de nutrientes, biomasas y agua dentro de
los sistemas productivos, lo que aumenta la eficiencia en el uso de recursos, y
reduce el desperdicio y la contaminación.
Resiliencia
Al mejorar la resiliencia ecológica, social y económica, los sistemas agroecológicos
tienen una mayor capacidad de recuperación frente a desastres naturales como las
sequías, inundaciones o huracanes, y de resistencia ante plagas y enfermedades.
Así mismo, la diversificación y la reducción de la dependencia de insumos externos
reducen la vulnerabilidad de los productores ante riesgos económicos.
Valores
humanos y
sociales
La agroecología pone un fuerte énfasis en los valores humanos y sociales como la
dignidad, la equidad, la inclusión y la justicia, que contribuyen a medios de vida
sostenibles. Todo esto pone las aspiraciones y necesidades de las personas que
producen, distribuyen y consumen los alimentos en el centro de los sistemas alimen-
tarios. La agroecología trata de abordar las desigualdades creando oportunidades
para mujeres y personas jóvenes.
Cultura y
tradiciones
alimentarias
La agroecología desempeña un papel importante con vistas a volver a lograr un
equilibrio entre la tradición y los hábitos alimentarios modernos, uniéndolos de una
manera armoniosa que promueva la producción y el consumo de alimentos saluda-
bles y respalde el derecho a una alimentación adecuada. En este sentido, la agroeco-
logía busca cultivar una relación saludable entre las personas y la alimentación.
Gobernanza
responsable
Se precisan mecanismos de gobernanza transparentes, responsables e inclusivos
en distintas escalas para crear un entorno propicio que ayude a productores y
productoras a transformar sus sistemas. El acceso equitativo a la tierra y los
recursos naturales no solo son clave para la justicia social, sino también esenciales
para incentivar las inversiones de largo plazo en sostenibilidad.
Economía
circular y
solidaria
La agroecología busca reconectar a productores, productoras, consumidores y
consumidoras por medio de una economía circular y solidaria que otorga prioridad a
los mercados locales y apoya el desarrollo territorial. Los mercados innovadores que
apoyan la producción agroecológica ayudan a responder ante una creciente deman-
da de dietas más saludables por parte de consumidores y consumidoras.
2
4
5
6
7
8
10
1
“Las innovaciones agrícolas responden mejor a los desafíos locales cuando se crean
conjuntamente mediante procesos participativos”.
“Crear sinergias potencia las principales funciones de los sistemas alimentarios, lo que
favorece la producción y múltiples servicios ecosistémicos”.
“Las prácticas agroecológicas innovadoras producen más utilizando menos recursos
externos”.
“Reciclar más significa una producción agrícola con menos costos económicos y
ambientales”.
“Mejorar la resiliencia de las personas, las comunidades y los ecosistemas es
fundamental para lograr sistemas alimentarios y agrícolas sostenibles”.
“Proteger y mejorar los medios de vida, la equidad y el bienestar social es fundamental
para lograr sistemas alimentarios y agrícolas sostenibles”.
“Para lograr una alimentación y una agricultura sostenibles es necesario adoptar
mecanismos de gobernanza responsables y eficaces a diferentes escalas, de la local a la
nacional y la mundial”.
“Las economías circulares y solidarias que reconectan a productores y consumidores
ofrecen soluciones innovadoras para vivir dentro de los límites de nuestro planeta y, al
mismo tiempo, afianzan las bases sociales para el desarrollo inclusivo y sostenible”.
“Mediante el apoyo a unas dietas saludables, diversificadas y culturalmente apropiadas,
la agroecología contribuye a la seguridad alimentaria y la nutrición, al tiempo que
mantiene la salud de los ecosistemas”.
9
3
Fuente: FAO, 2018a; FAO, 2018b.
Los 10 elementos de la agroecología están
interrelacionados y son interdependientes
(Figura 1); determinan propiedades de los
sistemas agrícolas y enfoques agroecológicos,
así como los aspectos clave para el desarrollo
de un entorno favorable para la agroecología
(FAO, 2018a).
14
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Fuente: FAO, 2018a; FAO, 2018b.
Figura 1
Interrelaciones e interdependencia entre los 10 elementos de la agroecología.
2.4 Desafíos y factores que
condicionan los procesos de
transición hacia la agroecología
Acompañamiento del Estado
El proceso de transición agroecológica requiere
de una participación fuerte del Estado a través
de políticas públicas, programas y planes
que den soporte a los procesos de cambio.
Así, los agricultores/as pueden contar con
mayor información técnica, y recursos para
afrontar el proceso. La conversión de los
sistemas agropecuarios intensivos a sistemas
agroecológicos requiere de voluntad política,
participación, educación e innovación, que se
apoyen en los diversos actores del sector agrario
(Marasas, et al., 2012).
De igual manera, es imperante la generación y
reorientación de un sistema de acompañamiento
integral y extensión rural que provea las
directrices técnicas fundamentales del proceso,
pero que además incorpore las dimensiones
sociales y culturales. El acompañamiento
técnico es un instrumento preciso para la
transformación agroecológica (INDAP y FAO,
2018).
Acceso a recursos de inversión
Disponibilidad de recursos que aporten a un
proceso que se pone en marcha a partir de la
decisión del agricultor o agricultora de iniciar
un proceso de transición. Los recursos de
inversión deben entenderse como una acción
planicada que se inscribe dentro de un proceso
Diversidad
Creación conjunta e
intercambio de
conocimientos
SinergiasEficienciaReciclaje Resiliencia
Valores
humanos y
sociales
Cultura y
tradiciones
alimentarias
Gobernanza
responsable
Economía
circular y
solidaria
15
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
de transición agroecológica y que aporta
claramente a mejorar el comportamiento del
sistema en relación con alguno de los principios
agroecológicos, en alguna de las dimensiones
del agroecosistema (INDAP y FAO, 2018).
Mercados alternativos
Contar con mercados locales y circuitos cor-
tos de comercialización que reconozcan el va-
lor real de la producción agroecológica y que
se adecúen a la realidad socioeconómica de la
agricultura familiar es determinante para favo-
recer la transición y diversicación general del
sistema; puesto que los sistemas de comercia-
lización precarios generan incertidumbres que
constituyen una de las principales barreras a la
transición agroecológica (Marasas, et al., 2012).
Organización comunitaria
La conformación de grupos, redes, organizacio-
nes —o modos particulares de organización— de
agricultores/as que participen conjuntamente
del proceso de transición agroecológica es un
elemento clave que facilita el avance de cada
uno de los productores/as individuales. La or-
ganización comunitaria trae como benecio el
intercambio de experiencias y conocimientos
acumulados y la unión para la obtención de re-
cursos, ya sean económicos, de asesoramiento
o de otro tipo (Marasas, et al., 2012).
Acceso a la información acerca de los sistemas
agroecológicos
En el contexto de la agricultura familiar, es ne-
cesario el desarrollo de mecanismos de diálogo
a través de los cuales se puedan identicar ele-
mentos que han sido parte fundamental de las
formas de producción tradicional que contienen
técnicas, prácticas o costumbres de naturaleza
agroecológica y que son un punto de partida
muy relevante para la transformación de un sis-
tema (INDAP y FAO, 2018).
Como soporte al proceso de transición, resulta
conveniente contar con plataformas de apoyo a
través de las cuales los agricultores/as puedan
recibir información de buena calidad acerca de
los benecios de la agroecología, prácticas y al-
ternativas técnicas agroecológicas para enfren-
tar limitantes y problemas en los sistemas pro-
ductivos; y de forma complementaria, disponer
de información clara acerca de los impactos del
uso de agroquímicos en la agricultura (INDAP y
FAO, 2018).
Generación colectiva del conocimiento
El enfoque agroecológico considera que el co-
nocimiento generado en centros de investiga-
ción y laboratorios debe complementarse con la
propia experiencia y conocimientos de los agri-
cultores/as.
Las innovaciones agroecológicas (tecnologías
no estandarizadas), se basan en la creación con-
junta de conocimientos combinando la ciencia
con los conocimientos tradicionales, prácticos y
locales de los productores/as, nacen in situ con
la plena participación de quienes se dedican a la
agricultura en un proceso de carácter horizontal
que responde y se adapta a cada situación en
particular (FAO, 2018a; Altieri y Toledo, 2011).
El diálogo y la integración de los saberes es
imprescindible para que la agroecología tras-
cienda otros enfoques del desarrollo sostenible
y agriculturas alternativas, y se fundamente en
procesos territoriales que parten desde la base,
empoderando a los agricultores y las agriculto-
ras como agentes clave del cambio, a partir del
fortalecimiento de su autonomía y capacidad de
adaptación.
Por ende, los sistemas agroecológicos requie-
ren un apoyo transversal de procesos de inves-
tigación que involucren actores institucionales
públicos o privados, tales como universidades,
centros de investigación, corporaciones priva-
das o iniciativas de los propios agricultores/as,
y que resultan en la disolución de barreras que
permitan el escalonamiento de la agroecología
(INDAP y FAO, 2018).
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
16
3. El reto de la evaluación en la transición
agroecológica
E
n la actualidad, existe una creciente eviden-
cia que demuestra los impactos positivos
de la agroecología para alcanzar el derecho
humano a la alimentación (ONU, 2011), conse-
guir los Objetivos de Desarrollo Sostenible y en
general para avanzar hacia sistemas alimenta-
rios sostenibles y resilientes (FAO, 2018; HLPE,
2019). A pesar de ello, los resultados permane-
cen fragmentados a raíz del uso de métodos,
escalas y marcos de tiempo diferentes. Sumado
a esto, una buena parte de la evidencia se en-
cuentra en “literatura gris” como lo son los estu-
dios de caso, experiencias de las comunidades,
observaciones de campo, etc. Existe entonces la
necesidad y oportunidad de consolidar, con una
diversidad de actores, una evidencia armonizada
sobre los desempeños multidimensionales de la
agroecología para informar a los formuladores
de política (FAO, 2019).
No obstante, existen una serie de marcos para
evaluar la agroecología, que se centran en di-
ferentes dimensiones de la sostenibilidad o en
diferentes regiones del mundo, los cuales están
dirigidos principalmente a cientícos y exten-
sionistas agrícolas. Entre estos se destaca el
Marco para la Evaluación de Sistemas de Ma-
nejo de Recursos Naturales (MESMIS), común-
mente utilizado en América Latina; el Método
para Evaluar la Sostenibilidad y Resiliencia en la
Agricultura de la Sociedad Cientíca Latinoame-
ricana de Agroecología (SOCLA); el Marco para
la Evaluación de la Intensicación Sostenible de
la Universidad de Michigan; el enfoque de Me-
dios de Vida Rurales del CIRAD; la Evaluación de
Sustentabilidad de los Sistemas Alimentarios y
Agrícolas de la FAO; entre otros.
En 2019, el Panel de Expertos de Alto Nivel del
Comité de Seguridad Alimentaria (HLPE), por
sus siglas en inglés, y el Comité de Agricultura
recomiendan especícamente a la FAO, esta-
blecer y utilizar marcos integrales de medición y
seguimiento del rendimiento para los sistemas
alimentarios, a partir de la recopilación de datos
a nivel nacional, documentación de las lecciones
aprendidas y el intercambio de información para
evaluar las contribuciones de la agroecología.
Como resultado, la FAO, junto con asociados del
mundo académico, institutos de investigación
y la sociedad civil ha elaborado el Instrumento
para la evaluación del desempeño agroeco-
lógico (TAPE) basado en los 10 elementos de
la agroecología referenciados anteriormente
y cuya nalidad es favorecer las transiciones
agroecológicas en diferentes escalas y lugares,
por medio de procesos de formulación de polí-
ticas fundamentadas. La nalidad del TAPE es
ayudar a realizar diagnósticos de los sistemas
de producción en relación con múltiples dimen-
siones (ambiental, social-cultural, económica,
sanitaria - nutricional y de gobernanza), y en una
variedad de contextos (sistemas de producción,
comunidades, territorios, zonas agroecológicas,
etc.) (FAO, 2019).
El TAPE reúne y analiza información multidi-
mensional a partir de cuatro pasos (Figura 2).
17
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Paso 0
Descripción del sistema y
contexto.
Descripción del sistema de
producción/agroecosistema;
políticas-ambiente habilitante.
Paso 1
Caracterización de la
transición agroecológica
(CAET).
Paso 2
Criteros de desempeño.
Estado actual; basado en los 10
elementos de la agroecología
con escalas descriptivas.
Cuantifica el rendimiento del
sistema en función de 10 criterios
relativos a la sostenibilidad.
Información ampliada sobre
la herramienta TAPE
disponible en:
http://www.fao.org/agroeco
logy/tools-tape/es/
Paso 3
Análisis e interpretación
participativa.
Figura 2
Pasos del instrumento para la evaluación del desempeño agroecológico (TAPE).
Fuente: adaptado de FAO, 2019.
Mediante el análisis de los datos resultantes de este proceso por etapas, las partes interesadas y la
comunidad pueden trazar un camino sostenible a seguir en la transición.
18
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
PARTE II. EXPERIENCIAS DE TRANSICIÓN
AGROECOLÓGICA EN COLOMBIA
Fuente: FAO, Proyecto Más Algodón.
19
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
E
ste documento recoge las estrategias desa-
rrolladas por nueve experiencias familiares
y colectivas en su proceso de transición
agroecológica. Si bien no hacen parte de esta
documentación todas las experiencias de tran-
sición agroecológica colectivas e individuales,
resaltamos con sentida intención, el exitoso tra-
bajo realizado por la Asociación de Productores
Indígenas y Campesinos de Riosucio en Caldas,
la Asociación de Productores para el Desarrollo
Comunitario de la Ciénaga Grande del Bajo Sinú,
entre otras organizaciones que promueven la
agroecología en diferentes regiones del país.
Resultados del mapeo disponibles en:
http://bit.ly/MapeoAgrecologia
Con el objetivo de aportar al estado del arte de
la agroecología en Colombia, y en especial a la
identicación de procesos agroecológicos, el
Proyecto Sembrando Capacidades en el año 2020
realizó un mapeo de procesos agroecológicos
colectivos que se suman al acervo de experiencias
en transición agroecológica en el país. Se mapearon
128 iniciativas y procesos agroecológicos que
representan 22 977 familias.
6
Actores informados seleccionados a través de la técnica de muestreo discrecional: Red IESAC, ONG SWISSAID, AGROSAVIA.
7
Entrevistas virtuales y telefónicas.
Metodología
La presente documentación comprendió cuatro
fases:
Fase 1: de revisión de literatura para la construc-
ción del aparte conceptual, seguida de la identi-
cación y selección de experiencias exitosas de
transición agroecológica en Colombia.
Fase 2: posterior recolección de información
secundaria y primaria a través de entrevistas se-
mi-estructuradas con líderes y lideresas de las
experiencias a documentar.
Fase 3: análisis de la información recolectada so-
bre el total de 10 experiencias.
Fase 4: algunas de estas fases se llevaron a cabo
de manera simultánea. A continuación, se deta-
llan aspectos relevantes sobre la fase 2:
Con el n de contar con un acervo de experien-
cias de transición agroecológica en el país, en la
segunda fase se identicaron 44 experiencias
6
en función del diálogo con actores informados
en agroecología
7
y un proceso de investigación
documental para la selección de las experiencias
a documentar, de acuerdo con el análisis cualita-
tivo de los siguientes aspectos: ubicación, tiempo
de la experiencia (0-5, 6-10, 11 años o más), sis-
temas productivos y/o arreglos predominantes,
actores de la experiencia, descripción general,
dimensión socio-cultural, dimensión ambiental
y productiva, dimensión económica, dimensión
política y escala del sistema (familiar, mediana).
Sobre la base de las experiencias identicadas, se
seleccionaron nueve organizaciones objeto de la
presente documentación (Figura 3).
En la tercera fase se realizaron entrevistas se-
miestructuradas
7
a miembros de las organizacio-
nes, enfocadas en conocer el origen del proceso
y estrategias desarrolladas en el proceso de tran-
sición agroecológica a la luz de los 10 elementos
de la agroecología propuestas por FAO.
20
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Figura 3
Ubicación de nueve experiencias de transición agroecológica documentadas.
21
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Asociación de Productores
Orgánicos La Tulpa
Origen del proceso
La Asociación de Productores Orgánicos La
Tulpa surge en el año 2017 como una propuesta
para cambiar la forma en que se producen
y consumen los alimentos, una manera de
construir puentes entre la ciudad y el campo.
Producto del fortalecimiento sociocomunitario
realizado años atrás por la ONG suiza Saberes
Compartidos en el municipio La Florida,
corregimiento de Matituy, se da un proceso de
reexión sobre el uso de agrotóxicos por las
familias campesinas del territorio que motivó al
establecimiento de un lote demostrativo para la
producción agroecológica de tomate —cultivo
principal y de sustento económico— y huertas
comunitarias; con esta iniciativa se dio un
proceso de investigación por parte de las familias
campesinas del territorio e inició el proceso de
conversión hacia cultivos agroecológicos.
En un principio, la visión del proceso de
transición agroecológica se centró en el cambio
de la forma de producción del tomate, lo que
llevó a una reexión colectiva sobre la lógica del
monocultivo y motivó a los productores y las
productoras a incursionar en la diversicación
de cultivos.
En la actualidad hacen parte de La Tulpa 57
familias campesinas de los municipios de
San Lorenzo, La Unión, Cumbal, Consacá
(veredas Cariaco Bajo y San Rafael), La Florida
(corregimientos de Matituy y Tunja Grande)
y San Juan de Pasto (corregimientos de
Gualmatán y El Encano), en el departamento de
Nariño; el trabajo de la asociación se basa en
tres pilares: la organización, la producción y la
comercialización.
Estrategias para la transición agroecológica
Diversidad
Resiliencia
A raíz de un proceso de reexión colectiva en
torno a la predominancia del tomate como
cultivo principal y casi exclusivo de las familias
pioneras de La Tulpa, se determinó para la
organización la diversicación de cultivos como
práctica a implementar por todos los integrantes
en sus huertos, ncas y parcelas.
Si bien las áreas cultivadas varían, se procura
tener en el sistema productivo más de 10
especies, de igual forma, se busca la diversidad
dentro de cada especie, incorporando diferentes
variedades.
Para muchas familias el cultivo de tomate
orgánico bajo invernadero es la actividad
Fuente: Facebook La Tulpa.
Diversicación de cultivos
Diversidad Eficiencia ReciclajeResilienciaSinergias
Valores humanos
y sociales
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
22
8
Es un abono orgánico sólido, producto de un proceso de fermentación (proceso aeróbico) que acelera la degradación de la materia orgánica (animal y vegetal) y
también eleva la temperatura, permitiendo la eliminación de patógenos.
principal para la generación de ingresos
de la familia, siempre buscando aumentar
la diversidad dentro del invernadero con
plantas acompañantes, plantas aromáticas
y medicinales, habichuela, entre otros. Para
otras familias, el cultivo principal es el café. En
este caso se diversica el área cultivada con
la siembra de plátano, cítricos, guamos, lulos y
aromáticas que dan sombra y diferentes aromas
al café.
Fuera del invernadero, el sistema productivo
se diversica con la siembra de hortalizas
como lechuga, repollo, apio, acelga, papas
nativas, cebolla, ajo, zanahoria, frutales, maíz,
fríjol. También hace parte del sistema la cría y
engorde de gallinas criollas de postura y pollos
en pastoreo.
En la cría de aves de corral es primordial el
bienestar animal por lo que se complementa
la alimentación con concentrado elaborado a
partir de cultivos propios de maíz, sorgo, fríjol
y trigo; y un plan de desparasitación a base de
agua ajo, cebolla, limón y microorganismos, así
como desinfección de las zonas de descanso
y postura con microorganismos de montaña
propagados en nca.
La diversicación e integración de plantas y
animales ha aportado a la recuperación de
la estructura, fertilidad y salud en general del
suelo, regulación y control natural de insectos
y enfermedades, el reciclaje de nutrientes,
la producción de biomasa y la formación de
materia orgánica. De esta manera, se transitó a
una lógica de agroecosistemas más resilientes.
Adicionalmente, se ha incorporado en las ncas
el cultivo de leguminosas destinadas como
abono verde, con el n de proteger el suelo e
incorporar al mismo grandes volúmenes de
materia orgánica de fácil descomposición y
nutrientes asimilables para las plantas.
En la actualidad, la organización le apunta
a establecer un banco de semillas nativas y
criollas de producción 100% orgánica. En este
proceso ha sido importante el establecimiento
de semilleros viveros para investigación,
conservación y producción de semillas, a partir
de los cuales se distribuyen plántulas de calidad
según disponibilidad y demanda de las personas
asociadas. Esta labor es asumida por algunos
miembros que tienen el área disponible para ello,
así como los conocimientos y la motivación.
La diversicación, integración de cultivos y
producción de abonos orgánicos y biopreparados
han sido las prácticas insignia para La Tulpa en
el proceso de transición agroecológica, pues
aportan signicativamente a la recuperación y
mejora de las condiciones biológicas, físicas y
de fertilidad del suelo.
En cada nca se han establecido unos
“laboratorios de biopreparados” para la
producción de abonos orgánicos líquidos a
base de estiércol de ganado, abono sólido a
base de pastos y abono sólido tipo bocashi
8
, los
cuales son enriquecidos con minerales según la
necesidad del cultivo. También se reproducen
allí microorganismos de montaña que han
sido cosechados en los ecosistemas mejor
conservados de cada zona. De esta forma,
se enfocan en recuperar el suelo con materia
orgánica, microorganismos y minerales, las
3M, impactando directamente en la nutrición y
sanidad del cultivo.
Reciclaje Eciencia
Producción de abonos orgánicos y otros
biopreparados
23
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
De acuerdo a los requerimientos de cada cultivo
y equilibrio de cada sistema productivo, se
elaboran también biopreparados para el control
de insectos y enfermedades, en complemento
con otras prácticas culturales. Para el control
de insectos se utilizan extractos de ajo-ají,
cebolla y ortiga principalmente; para el control
de hongos los caldos minerales como el caldo
bordelés, sulfocálcico y abonos líquidos a base
de estiércol de vaca enriquecidos con leche
fresca, suero, sulfato de zinc, sulfato de cobre,
sulfato de cobalto, sulfato de hierro y según
la situación que se presente en el cultivo y las
condiciones propias de cada nca.
“No hay ningún suelo igual a otro, las condiciones
climáticas también varían a pocos kilómetros.
Es imposible entender la agroecología como
fórmulas. Hay que ver cómo se comporta
cada suelo, cada producto para adaptar los
aprendizajes” (Giulia di Ottavio).
La comercialización, uno de los pilares de La
Tulpa, ha sido central en el proceso de transición
agroecológica y fortalecimiento económico de
las familias que la conforman. Los ejes principa-
les de su estrategia son los precios solidarios y
justos y la reducción/eliminación de los inter-
mediarios.
“En La Tulpa creemos que es posible concebir ali-
mentos de otra manera, deniendo precios más
justos para todos. Por eso intentamos eliminar,
en la medida de lo posible, el uso de intermedia-
rios. La Tulpa ja precios que permiten a los agri-
cultores seguir produciendo y ganándose la vida
con la producción agrícola, pero que también son
accesibles a los consumidores y están al alcance
de todos” (Frank Tisoy).
Con este objetivo, se comercializan más de 150
productos entre frutas, hortalizas, verduras, tu-
bérculos, cereales, huevos, carnes, subproductos,
transformados, entre otros, a través de canales
cortos de venta directa a restaurantes, canastas a
domicilio promocionadas a través de WhatsApp,
en algunas ocasiones mercados campesinos, y a
través de su punto de venta, Casa Tulpa, ubicado
en la ciudad de Pasto (barrio Boyacá).
En el punto de venta directa y a domicilio los con-
sumidores tienen la oportunidad de comprar “ca-
nastas” con los productos básicos que permiten a
una familia alimentarse durante una semana. Una
canasta clásica contiene por lo general de tres a
cuatro carbohidratos (papa, maíz, yuca, plátano),
cuatro a cinco verduras (cebollas, tomates, habi-
chuelas, coles, lechugas), dos a tres frutas (naran-
jas, mangos, piña, banano) y hierbas aromáticas.
A través de los canales cortos resaltan al consu-
midor la no utilización de agroquímicos y manejo
agroecológico de los cultivos, lo que en su expe-
riencia ha traído la disminución de los costos de
producción, haciendo posible establecer precios
solidarios y justos por productos con un alto va-
lor agregado tanto para quien produce como para
quien consume.
Fuente: Facebook La Tulpa.
Economía circular y
solidaria
Comercialización de
productos agroecológicos
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
24
Parte del éxito en ventas de La Tulpa radica en
abastecer la demanda de sus clientes, quienes
esperan contar con los productos semana a se-
mana, para ello cada familia cuenta con un plan
de siembra que se elabora con el apoyo de técni-
cos de la organización.
Con esto, han logrado garantizar la disponibilidad
y venta de sus productos y aprovechar los que
están en cosecha para transformarlos, como es
el caso del procesamiento de tomate en salsa y
el de fruta en mermeladas, salsas y congelados.
El proceso de comercialización es llevado de
forma rigurosa por un comité de comercializa-
ción de la organización, lo que permite minimizar
pérdida y desperdicios. Además de contar con
planes de siembra y transformar los productos
en sobreproducción, se busca hacer el transporte
de los alimentos de las ncas a Casa Tulpa en
canastillas y condiciones adecuadas para evitar
maltrato y daño durante el traslado, se manejan
ofertas de algunos productos para disminuir su
existencia en el almacén y se presupuestan las
cantidades a transportar de acuerdo con los días
de venta. Con el apoyo de la Fundación Saberes
Compartidos, se realizan donaciones de algunos
productos a casas de acogida que son entrega-
dos a personas en situación de calle en Pasto.
La Tulpa le apunta a conformar un Sistema Parti-
cipativo de Garantías (SPG) que permita asegurar
a los consumidores y compradores no directos la
calidad agroecológica de los productos, ncas y
procesos de reconversión.
Para el proceso organizativo de La Tulpa ha sido
vital el acompañamiento de la Fundación Sabe-
res Compartidos. Con su apoyo, se implementa
una estrategia de formación y asesoría campe-
sino a campesino para la asistencia y fortaleci-
miento a nivel técnico y organizativo. Se cuenta
con un calendario de visitas, se dividen las zonas
y familias para que cada dos semanas el/la pro-
motor/a asista con asesoría bajo el principio del
diálogo entre pares. “Esta metodología permite
que se hable el mismo idioma, se entiendan los
esfuerzos, se fortalezcan los conocimientos so-
bre los cultivos, a partir del intercambio de expe-
riencias entre productores y productoras” (Giulia
di Ottavio).
Lo primero a realizar en la asesoría campesino a
campesino es la caracterización de los predios,
de forma que se haga una reexión sobre la
nca como sistema, analizando la relación con
todos los recursos ambientales, el componente
productivo, social y económico. En el proceso
han diseñado una cha de recolección de infor-
mación de diagnóstico para planicar los cam-
bios a realizar en el proceso de transición, tem-
poralidad, recursos necesarios y se estructura
el plan de siembra. Esta estrategia ha permitido
la participación del 100% de los agricultores/as
en todos los aspectos de La Tulpa: producción,
comercialización, gestión organizativa y comu-
nicación.
Producto del trabajo colectivo, La Tulpa es re-
conocida en el departamento como un proceso
agroecológico exitoso y en colaboración con la
Alcaldía de Pasto participan en espacios de so-
cialización de su experiencia para tejer redes en
el territorio.
Lecciones aprendidas
Desde el inicio del proceso de transición agro-
ecológica, la concientización sobre el cuidado
del medio ambiente fue crucial para lograr el
cambio en la forma de producir y relacionarse
en la comunidad. Si bien el proceso ha logrado
la sustitución de insumos de síntesis química
por insumos biológicos, para La Tulpa lo más
Creación conjunta
e intercambio de
conocimientos
Relaciones e intercambio de conocimiento
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
25
valioso es el hecho de que las ncas, en su ma-
yoría, han destinado un área para la siembra de
árboles como soporte a la fauna presente en el
ecosistema, en especial a aves, insectos y abe-
jas. Esto ha traído un impacto positivo en el ma-
nejo agroecológico de los cultivos.
“Para La Tulpa, la agricultura orgánica implica: no
usar fertilizantes o insecticidas agroquímicos en
los cultivos; preparar fertilizantes, abonos, insec-
ticidas y remedios contra plagas y enfermedades
con materiales de las propias ncas (cuando sea
posible); no incinerar las plantas en las parcelas
de cultivo; cuidar la naturaleza, el agua, los ani-
males y los seres humanos” (Giulia di Ottavio).
Este cambio de conciencia y forma de relacio-
narse con el entorno, representa para los miem-
bros la capacidad de asumir nuevos riesgos. En
su experiencia esto ha sido posible gracias al
proceso asociativo que da soporte a la dimen-
sión productiva a través de la asesoría campe-
sino a campesino y a la dimensión económica
del proceso colectivo y la generación de ingre-
sos en cada una de las familias. Un porcentaje
de los dividendos de la comercialización se des-
tina para apoyar a las familias que tuvieron pro-
blemas severos en sus cosechas.
Por ello, fortalecer la comercialización a través
de la relación con el consumidor es una estra-
tegia clave para La Tulpa, pues de esta forma
los consumidores conocen y entienden todo el
trabajo detrás de la producción de los alimentos
agroecológicos. Además, todos los miembros
de La Tulpa son participes, cada uno desde su
rol, en la comercialización, lo que aumenta su
conciencia frente a la rigurosidad de los planes
de siembra, sistemas de inventarios, poscose-
cha, etc.
La producción orgánica o agroecológica es un
aprendizaje constante a nivel organizativo, pro-
Asociación de Productores
Indígenas de San Antonio de
Palmito (ASPROINPAL)
Origen del proceso
ASPROINPAL, ubicada en el Resguardo de
San Andrés de Sotavento, surge a raíz de un
proceso de acompañamiento realizado por la
ONG SWISSAID a las organizaciones Asociación
de Productores Alternativos (ASPROAL) y
Asociación de Artesanos de San Andrés de
Sotavento, entre nales de la década del 80 e
inicios de la del 90. ASPROINPAL se constituye
legalmente en 1999 como una organización sin
ánimo de lucro, conformada por comunidades
indígenas, negras y campesinas del municipio
de San Antonio de Palmito, que promueve la
articulación de lo organizativo y lo productivo
alrededor de la cultura zenú
9
. Los ejes de trabajo
fundacionales de la organización han sido la
agroecología, las artesanías, la protección
del medio ambiente, el fortalecimiento de los
patios productivos, la recuperación de las
semillas y la comercialización.
Desde sus orígenes, mujeres y jóvenes han
desempeñado un papel de liderazgo en los ejes
de trabajo de la organización, promoviendo la
organización de la comunidad y el reconocimiento
de los valores propios y ancestrales de la cultura
zenú. Tanto mujeres como jóvenes participan
activamente de diversas instancias de la
organización como la junta directiva y el rol de
promotores/as de agroecología.
La integran 61 familias. Cada una de ellas
cuenta con un área para el cultivo de especies
alimenticias locales, como el ñame, fríjol
9
El pueblo indígena zenú se localiza en los resguardos de San Andrés de Sotavento, Departamento de Córdoba y en El Volao, en el Urabá antioqueño. Hay
numerosos asentamientos, parcialidades y propietarios individuales en Córdoba, Sucre, Antioquia y Chocó. La mayor parte de la población habita en el resguardo
de San Andrés de Sotavento. En el municipio de Tolú Viejo, departamento de Sucre, en el Alto San Jorge, departamento de Córdoba existen comunidades que
están en proceso de reconstrucción, las cuales si bien no mantienen continuidad territorial, se encuentran unicadas en el Cabildo Mayor del Resguardo de San
Andrés de Sotavento.https://www.mininterior.gov.co/sites/default/les/upload/SIIC/PueblosIndigenas/pueblo_zen_.pdf
ductivo, ambiental, económico y social que re-
quiere del compromiso en cada integrante.
26
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
guandul, variedades de maíces criollos, arroz,
plantas medicinales, caña echa y especies
animales menores como aves de corral y cerdos
según el área para siembra, que bien puede estar
en la vivienda —patios — o pueden ser áreas de
más de una hectárea en las que ya se cuenta
con producción pecuaria como peces y ganado.
La apuesta por la transición agroecológica en
ASPROINPAL se ha visto fortalecida a través
del diseño e implementación de Sistemas
Agroecológicos Sostenibles (SAS).
Los SAS plantean una distribución y uso integral
del predio para desarrollar rutas de acción frente
a: inseguridad alimentaria, baja productividad,
pérdida de la agrobiodiversidad, incidencia
de insectos y enfermedades en plantas y
animales, degradación del agua y el suelo. En
la medida en que hay mayor disponibilidad y
diversidad de alimentos para el autoconsumo y
generan excedentes para la comercialización,
Estrategias para la transición agroecológica
finca puerta roja
Frutales
Cultivo de name
Cultivo asociado
Hortalizas
Jaguey
Fuente: Adaptado de SWISSAID, 2019.
se conguran como una garantía de seguridad
alimentaria y la permanencia de las familias en el
territorio (SWISSAID, 2019).
La planicación predial es la herramienta
principal para la puesta en marcha de los SAS,
esta posibilita un mayor nivel de sostenibilidad
a través de la integración de la familia zenú con
todos los componentes del predio, incluyendo
pequeñas áreas de conservación para la fauna,
ora y microcuencas. Se integra la producción
de los patios con el cultivo de pancoger y plantas
medicinales, especies menores como cerdos,
gallinas y patos.
“La planicación predial ha permitido que los
productores indígenas organicen sus pequeños
predios y aprovechen todos los elementos del
sistema como insumo para la alimentación de
especies menores y para el ciclaje de nutrientes,
por ejemplo, a través del aprovechamiento de
estiércoles en la preparación de biofertilizantes”
(Juan de la Cruz).
Fuente: fotografía de Ana Victoria González.
La recuperación de semillas nativas y criollas
fue predominante en los inicios del proceso y ha
Sinergias Resiliencia
Diversidad
Cultura y tradiciones
alimentarias
Sistemas Agroecológicos Sostenibles (SAS)
Rescate, conservación y multiplicación
de las semillas
Diversidad Eficiencia ReciclajeResilienciaSinergias
Valores humanos
y sociales
Cultura y tradiciones
alimentarias
Diversidad Resiliencia
Sinergias
Fuente: Fotografía de Ana Victoria González
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
27
sido el centro de trabajo junto con la promoción
de la participación de las mujeres. El rescate, uso
y conservación de las semillas ha constituido
una estrategia clave en el proceso de transición
agroecológica. Para ello, en los inicios de la aso-
ciación se realizaron inventarios de semillas en
la parcela, los patios, y nca en general, y una
valoración de la agrobiodiversidad en función de
variables como abundancia, escasez o pérdida
de materiales vegetales; así surgieron los custo-
dios de semillas en el territorio, hombres y mu-
jeres cuidadores de especies y variedades. Esta
estrategia se ha visto fortalecida en el tiempo,
gracias a la vinculación a la Red de custodios
y guardianes de semillas nativas y criollas, lo
cual ha resultado en intercambios de experien-
cias con otras organizaciones y en la conforma-
ción de Casas Comunitarias de Semillas, como
estructuras de conservación de la diversidad de
materiales locales de yuca, ñame, maíz, ajonjolí,
ají, berenjena, fríjol, arroz, entre otros. Así mismo,
la organización realizó inventarios y caracteri-
zación de las especies menores como gallinas
criollas, cerdos y ganado vacuno, incentivando
el aumento de la cría del ganado costeño con
cuernos.
ASPROINPAL cuenta con cinco casas comuni-
tarias de semillas, las cuales han sido estructu-
ras de conservación del material genético y los
conocimientos asociados a cada variedad. En
estas casas de semillas se conservan 13 varie-
dades de maíz, cinco de fríjol, cuatro de yuca,
dos de batata, dos arroz, dos de ajonjolí, tres de
guandul, entre otras semillas de importancia ali-
menticia para la cultura zenú. Como estrategia
para mantener las casas de semillas, se procura
que cada familia se comprometa con la siembra
de dos variedades y de esta forma garantizar la
conservación y disponibilidad.
La conservación y multiplicación de las semillas
nativas y criollas se ha visto fortalecida con los
intercambios, préstamos, donaciones y ventas,
El resguardo indígena de San Andrés de
Sotavento se ha enfrentado por años al problema
de escasez de agua y carencia de infraestructura
para su aprovisionamiento, situación acentuada
con la grave sequía que durante más de tres
años se vivió en el territorio entre el año 2012 y
2014.
Como respuesta a la crisis ambiental, alimentaria
y humanitaria producto de estas condiciones,
ASPROINPAL ha implementado 35 jagüeyes
10
de
los cuales se benecian las 61 familias.
La construcción de los jagüeyes se reconoce
como un esfuerzo de las familias —aportes
Fuente: fotografía de Ana Victoria González.
10
Balsa, pozo o zanja llena de agua, ya articialmente, ya por ltraciones naturales del terreno (Real Academia Española). Decelerck, et al., (2006) indican que
existe una relación positiva entre el número de jagüeyes y la biodiversidad de un área dada; juegan un papel importante en la conservación de la biodiversidad.
puesto que esto trae consigo la dispersión de
semillas en el territorio entre familias asocia-
das a ASPROINPAL y aquellas que no lo están,
lo cual además contribuye a la construcción del
tejido social de las comunidades zenú.
Eciencia
Captación de agua lluvia a través de jagüeyes
28
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
ASPROINPAL inició sus procesos de comercia-
lización de productos agroecológicos en el año
2003 con el desarrollo de mercados locales en
la cabecera municipal de San Antonio de Palmito
(Sucre) con el objetivo de dar a conocer el tra-
bajo de las familias asociadas y comercializar
los excedentes de la producción familiar.
En busca de estabilidad en la comercialización
y con el apoyo de SWISSAID, se han diseñado
planes de negocio que permitan fortalecer la
economía local. La estrategia de comercializa-
ción de la organización es diversicada pasando
por la venta de productos alimentarios hasta la
venta de artesanías tanto de manera colectiva
como individual.
Constantemente se buscan mercados especia-
lizados que reconozcan el valor agregado de la
producción agroecológica y materiales locales,
como las ferias organizadas por ASPROINPAL,
de tal manera que se disminuya al máximo —y
en lo posible— se elimine la cadena de interme-
diarios y al mismo tiempo se fortalezcan las re-
laciones con los consumidores; todos los años
en el mes de noviembre tiene lugar una feria en
el parque de San Antonio de Palmito que estre-
cha la relación con las tradiciones culinarias y la
alimentación local, en donde la comunidad trae
propios— con el apoyo de la ONG SWISSAID.
Esta red de jagüeyes ha permitido tener una
mayor capacidad para almacenar agua,
sobrellevar los meses de verano, proteger los
cultivos, potenciar el sistema agroecológico en
abundancia y diversidad, mejorando la calidad
de vida de las familias.
El impacto de esta estrategia trasciende
la dimensión productiva, puesto que la
implementación de los jagüeyes como sistema
tradicional para la captación y almacenamiento
de agua lluvia, ha permitido que se disponga
del tiempo que anteriormente se utilizaba
en recolección de agua, labor realizada
principalmente por los niños y niñas. Se han
consolidado acuerdos asociativos entre vecinos
para tener acceso a los jagüeyes, aumentando
la solidaridad entre las familias.
El empoderamiento de mujeres y jóvenes es
un elemento fundacional de la organización,
año tras año se han fortalecido procesos de
colectivos de mujeres y jóvenes en cada una
de las comunidades de ASPROINPAL. En una
buena medida, las mujeres y jóvenes lideran
las iniciativas de apicultura y de producción
agroecológica en los patios y parcelas de cada
núcleo familiar. Las mujeres han jugado un rol
clave en la protección de semillas y salvaguarda
del conocimiento tradicional asociado a estas.
La organización también tiene un eje de
trabajo en incidencia política liderada por la
participación de las mujeres de la organización.
En la actualidad, las mujeres ocupan cargos
directivos en la asociación. En el 2014 la
comunidad indígena zenú eligió a la primera
cacica
11
regional, Yainis Contreras —miembro de
ASPROINPAL—, para gobernar 19 comunidades
indígenas en el departamento de Sucre.
11
Mujer que ejerce de jefe de algunas comunidades indígenas en América Central o del Sur.
Valores humanos
y sociales
Economía circular
y solidaria
Enfoque de género y juventud
Comercialización de productos
agroecológicos
29
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
una serie preparaciones tradicionales de maíces
criollos, yuca, ñame, entre otros.
“Con la comercialización de los productos se
busca fortalecer el circuito de economía solidaria
entre los asociados y por ello se procura la venta
conjunta y el intercambio de productos entre fa-
milias y productores/as. A través de las casas
de semillas fortalecemos nuestra economía so-
lidaria: si un productor no tiene determinada va-
riedad, se entrega el material al productor con el
compromiso que después de su cosecha retorne
a la casa el doble de lo entregado, por ejemplo, si
se le entregaron cinco libras de semilla de maíz,
entregará 10 libras. Esto permite que la familia
solucione sus necesidades y la casa de semillas
siga creciendo (Juan de la Cruz).
A los procesos de comercialización se suman los
de transformación, especialmente de productos
apícolas, plantas medicinales, maíz en galletas
o harina y vegetales encurtidos, liderados por
jóvenes. No obstante, la comercialización se ha
visto limitada por no contar con registro INVIMA
para estos productos.
La planicación de la producción ha sido una
herramienta clave para la venta fuera de las
comunidades, y así cumplir con los pedidos de
semilla local a nivel departamental que va en
crecimiento, en gran parte gracias a la partici-
pación en intercambios con organizaciones del
movimiento agroecológico, en especial de la Red
de Semillas Libres de Colombia y el Movimiento
Agroecológico Latinoamericano (MAELA). Con
este n, se utilizan chas de seguimiento y re-
gistros de venta en cada mercado.
El Cabildo
12
Mayor del resguardo indígena zenú
a través de su Plan de Vida
13
, ha planteado la
importancia de inuir en la comercialización y
transformación de productos locales y agro-
ecológicos mediante los programas de alimen-
tación escolar a la primera infancia Semillas de
vida. En la actualidad, el Cabildo avanza en el for-
talecimiento productivo y organizativo en busca
de cumplir con los requisitos para la administra-
ción de productos locales y agroecológicos en
los menús escolares, que además preserven las
tradiciones y cultura zenú.
ASPROINPAL ha buscado incidir en las políticas
públicas que impactan en el territorio, desde su
enfoque de género y juventud ha incidido en la
participación de mujeres y jóvenes en los cabil-
dos, concejos locales, junta directiva de la orga-
nización y denición de la ley de gobierno propio.
Para ello tiene un eje de trabajo de articulación
institucional a partir del cual se han consolidado
relaciones con entidades como CARSUCRE
para el monitoreo de las áreas de importan-
cia ambiental y viabilidad a proyectos como la
construcción de los 35 jagüeyes; se han aprove-
chado los espacios de participación de la Agen-
cia de Renovación del Territorio en la denición
de acciones para los Programas de Desarrollo
con Enfoque Territoria (PDET), con enfoque en
los pilares de alimentación, agua y tierra; con
el apoyo de la Fundación Surtigas se ha acom-
pañado a los jóvenes de la organización en la
construcción y puesta en marcha de planes de
negocio. Así mismo, con organizaciones no gu-
bernamentales como SWISSAID, Biocomercio y
la Diócesis de Sincelejo han fortalecido sus pro-
cesos de formación y articulación.
12
Es una entidad pública especial, cuyos integrantes son miembros de una comunidad indígena, elegidos y reconocidos por esta, con una organización
sociopolítica tradicional, cuya función es representar legalmente a la comunidad, ejercer la autoridad y realizar las actividades que le atribuyen las leyes, sus usos,
costumbres y el reglamento interno de cada comunidad.
13
Un Plan de Vida Indígena es un instrumento de planeación que se construye a partir de un proceso participativo de autodiagnóstico y del ejercicio de elaboración
de proyectos. Es un instrumento de política y de gobierno; y como tal, un acuerdo social que debe surgir del consenso. https://www.territorioindigenaygobernanza.
com/web/los-planes-de-vida/
Creación conjunta
e intercambio de
conocimientos
Relaciones e intercambio de conocimiento
30
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
La principal herramienta para la generación e
intercambio de conocimiento ha sido la promo-
toría indígena a indígena, bajo la premisa de
aprender haciendo y enseñar demostrando” y el
rescate de los saberes tradicionales en busca de
la transformación del pensamiento para generar
el cambio (Juan de la Cruz).
La promotoría surge como resultado de un pro-
ceso de formación integral en producción agro-
ecológica, para el acompañamiento de las fami-
lias asociadas en el montaje de las experiencias
productivas agroecológicas y el manejo am-
biental en la zona. Se articulan con los procesos
de promotoría los intercambios de experiencias
en el territorio y fuera del mismo, puesto que
despiertan la curiosidad, permiten la cocreación
de conocimiento y son un apoyo en el desarro-
llo y mantenimiento de los SAS. La estrategia,
además ha incentivado la permanencia de los y
las jóvenes en el territorio, siendo en su mayoría
quienes se forman y trabajan como promoto-
res/as en su comunidad. Se destaca como un
reto en las promotorías la sostenibilidad en el
tiempo, dado que estas demandan incentivos y
reconocimiento económico para los miembros
que se encargan de esta labor.
Lecciones aprendidas
Para ASPROINPAL la agroecología entrelaza
procesos sociales y productivos, en su experien-
cia de transición de más de 15 años han logrado
fortalecer la economía local y ser soporte para
las familias ante las adversidades que se pre-
sentan en el territorio. Durante estos años, los
intercambios de experiencias y procesos de for-
mación han sido claves para motivar el cambio
y generar conanza.
El proceso de transición agroecológica ha cam-
biado las condiciones productivas y sociales. De
condiciones iniciales como carecer de agua y
haber perdido más de 20 variedades de semilla
como consecuencia de la sequía, hoy cuentan
con reservorios de agua y 16 variedades res-
catadas. Esto ha impactado directamente en el
sentido de pertenencia por el territorio y la per-
manencia en el mismo de jóvenes que hoy iden-
tican oportunidades para desarrollar planes de
negocio de acuerdo con las actividades agrope-
cuarias como la producción de semilla, abonos
orgánicos y productos transformados. De igual
forma, la mujer se ha empoderado.
Para el logro de sistemas diversicados que ga-
ranticen la soberanía alimentaria y comerciali-
zación de productos agroecológicos es necesa-
rio que las familias sean constantes y tengan un
fuerte compromiso en el mediano y largo plazo
en la planicación de la nca, patio o parcela
para la consecución de las metas; muchos pro-
cesos se truncan por esperar obtener benecios
inmediatos. Junto con esto, es indispensable
fortalecer las relaciones intrafamiliares de tal
forma que cada quien asuma un rol en el pro-
ceso de transición.
Granja agroecológica Pura Vida
Origen del proceso
Pura Vida surge en el año 2001 con la idea de
la familia Añasco Gutiérrez de tener un proyecto
propio para sembrar su alimento y aplicar
los principios agroecológicos. Esta familia
adquirió un terreno de 5 700 m2 en el municipio
de Andalucía (Valle del Cauca) con un suelo
sumamente degradado y compactado en el
que solo había pasto estrella; sin embargo, allí
emprendieron con el desarrollo de una propuesta
agroecológica. Esta iniciativa se inspiró en el
maestro Mario Mejía y sus enseñanzas sobre la
forma en que funcional el suelo.
“Pasados 5 años ya teníamos una granja que
nos daba buena parte de nuestro alimento, una
huerta con frutas, hortalizas, raíces y tubérculos,
también los primeros animales, inicialmente una
vaca, luego un cultivo de peces, siempre bajo la
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
31
premisa de diversicar para el autoconsumo
(Alfredo Añasco).
En el año 2008 la familia enfrentó problemas
económicos, lo que trajo una nueva fase de
organización en la granja para transformarla
en un sistema de producción escalonado para
poder comercializar sus productos en mercados
campesinos.
Tras 20 años, se han consolidado como un
proyecto integral de granja autosostenible, de
producción agropecuaria ecológica, soberanía
alimentaria familiar y de oferta de productos
naturales.
Estrategias para la transición agroecológica
En la Granja Pura Vida el proceso de transición
agroecológica se basa en los siguientes
principios: el uso de la biodiversidad (vegetal,
animal, microbiológica); la integración entre lo
agrícola y lo pecuario; los animales manejados
en base a recursos vegetales; la producción
primero para el autoconsumo; la participación en
los mercados locales; el manejo de coberturas
y abonos orgánicos; el mínimo uso de insumos
externos; y el uso de energías alternativas.
El sistema de producción agroecológica inte-
gral Pura Vida está conformado por: áreas de
producción de alimentos para el autoconsumo,
áreas de producción para el mercado, áreas de
forrajes, áreas de pastoreo, infraestructura para
animales, abonos y para el procesamiento y
transformación, área de la vivienda, área social,
áreas de jardín y ornamentación, área forestal y
áreas de protección, conservación o reserva.
Lote 4
lote 7
5
6
lote 6
Lote 5
pozos
Pollos
pollos 4
Pollos 3
Pollos 8
Pollos engorde
pollos 2
Recreacion
Potrero
Huerta
Maiz
maiz
Casa
Acceso
Plano general de la Granja Agroecologica
“PURA VIDA”
Corral de
gallinas 1
Zona de
pastoreo
Fuente: Granja Agroecológica Pura Vida.
Esta planicación se deriva de la aplicación de
los principios agroecológicos ya mencionados
y, a su vez, permite el desarrollo de los mismos.
Con este diseño, se conformaron las zonas para
cultivos de pancoger, frutales, hortalizas, raíces
y tubérculos, forrajes, plantas medicinales y
aromáticas, ornamentales y animales. Con la
incorporación de toda esta biodiversidad la
granja pasó de una especie (pasto estrella) a
tener más de 125 especies en 5 700 m2.
En Pura Vida se han rescatado decenas de va-
riedades nativas y locales que aportan biodiver-
sidad al agroecosistema, hábitat para insectos
benécos, aves y una dieta diversicada para la
familia. A continuación, algunos de los cultivos
de la granja:
Diversidad Resiliencia
Diversidad
Cultura y tradiciones
alimentarias
Planicación de un sistema
agroecológico integral
Biodiversidad
Cultura y tradiciones
alimentarias
Diversidad Resiliencia
Sinergias
32
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Pancoger
Frutales
Hortalizas
Raíces y tubérculos
Plantas medicinales,
aromáticas y ornamentales
Animales
Forrajes
Cinco variedades de fríjol voluble nativo; fríjol milenio, fríjol caraota, fríjol cargamanto
rosado, maíz amarillo campesino, yuca, plátanos (dominico hartón, cachaco,
africano), bananos (gross Michelle, enano, bocadillo) cidras, ñame, papa del aire,
bore, mafafa, sagú, cúrcuma, chaya, espinacas, ajíes, zapallo, arracacha, guandul.
Tres variedades de guayaba (pera, manzana y coronilla), dos variedades de aguacates,
dos de mango, zapotes, chirimoyas, anones, piñas, pitayas, papayas, pomarrosa,
mamey, nonis, granados, palma de coco, palma de corozo, palma de chontaduro,
maracuyás, guanábana, cítricos, naranjas valencia, tangelo, dos variedades de
mandarinas, limones variedad Tahití, pajarito, lulos, badeas, carambolos.
Tomates criollos, pimentones, pepinos, ajíes picantes, lechugas, coliflor, coles,
cilantro, cilantro cimarrón, espinaca voluble, espinaca arbórea.
Achira, sagú, cúrcuma, ñame, bore, mafafa, arracacha, yuca.
Nacedero, matarratón, morera, botón de oro, bores, pasto elefante morado, pasto
Guatemala, pasto puntero, pastoindia, caña, guandul, fríjol mucuna, kudzu, ramio,
leucaena.
Manzanilla, ruda, cedrón, romero, albahaca, entre otras.
Vacuno, cerdos, gallinas, pollo de engorde, patos, peces, curíes, cabras.
33
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Esta diversidad de cultivos se maneja siempre
con cobertura en el suelo ya sea viva o de materia
seca. La integración de los árboles en el sistema
ha sido muy importante para la regulación del
clima. El maíz se siembra sobre cobertura de
verdolaga y así se aporta a la salud del suelo.
Estos cultivos generan una cantidad de biomasa
importante para el consumo de la familia y de
los animales de la granja. La integración de esta
biodiversidad en el sistema se hace también
con un sentido alelopático, de tal manera que se
genere un equilibrio con la presencia de insectos
benécos y así se mantiene el equilibrio del
agroecosistema. Por ejemplo, se conservan las
poblaciones de avispas puesto que estas ayudan
al control biológico de gusanos en los cultivos.
Gracias a esta biodiversidad el ciclaje de
nutrientes es óptimo, no obstante, se busca
siempre conservar la salud del suelo con la
incorporación de materia orgánica verde y seca,
abonos sólidos, líquidos y microorganismos
ecientes, todo producido en la misma granja.
El alimento para los animales de produce en
la misma nca, por ejemplo, las hojas de bore
se utilizan como alimento para peces y aves
de corral, todo esto en función del diseño y
planicación de un sistema integral.
Para el aprovechamiento de los recursos de
la granja se ha construido un biodigestor, un
secador solar y se cosecha agua lluvia.
La producción de la granja brinda los alimentos
a la familia de seis integrantes y les permite ge-
nerar ingresos a través de la comercialización de
una amplia variedad de productos.
Hacen parte de la Red de Mercados Agroecoló-
gicos del Valle (REDMAC), en la que conuyen
12 mercados campesinos y agroecológicos en
el Valle del Cauca. El mercado se concibe como
un espacio de encuentro solidario entre produc-
tores y consumidores, aportando a la construc-
ción de tejido social mediante procesos de parti-
cipación comunitaria, y se basa en los principios
de solidaridad, respecto, tolerancia, honestidad,
crecimiento espiritual, conanza, amor y sentido
de pertenencia. La red ha construido un Sistema
Participativo de Garantías o sello de conanza
que les brinda la posibilidad de garantizar la ca-
lidad agroecológica de los productos, a través
de la relación directa con los consumidores. La
red comercializa sus productos principalmente
en mercados agroecológicos organizados en
diferentes municipios del departamento, pues
su objetivo principal es mantener la venta di-
recta productor/a-consumidor/a. A raíz de la
pandemia por el COVID-19 la periodicidad de los
mercados se ha visto afectada, y como muchas
crisis, abrió las puertas a otra fase en el proceso
de comercialización de la nca.
En el 2020, la propia granja se convirtió en un es-
cenario de comercialización. A cargo de Melissa,
hija de Alfredo Añasco, se emprendió la venta de
productos agroecológicos frescos y transfor-
mados directamente en la nca, al principio de
manera informal en la entrada de la casa y luego
con la construcción de una tienda. Con esta ini-
ciativa la familia espera diversicar la fuente de
sus ingresos e ir más allá en la oferta de servi-
cios de alimentación y capacitación.
Fuente: Granja Agroecológica Pura Vida.
Economía circular
y solidaria
Comercialización de productos
agroecológicos
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
34
Las primeras relaciones a fortalecer son las fa-
miliares, en la granja Pura Vida la prioridad es la
familia y el bienestar de cada uno de sus inte-
grantes. Luego de esto, vienen las relaciones en
la comunidad, y el territorio.
La Granja y REDMAC han establecido relaciones
de ayuda mutua con el grupo de investigación
de agroecología de la Universidad Nacional de
Palmira bajo el concepto de horizontalidad.
Hacen parte de la Red Nacional de Agricultura
Familiar y el Movimiento Agroecológico Latinoa-
mericano, espacios que les han permitido tener
vocería como proceso agroecológico a nivel na-
cional y regional. Pura Vida también hace parte
de la Red Intercontinental de Organizaciones de
Agricultores Orgánicos (INOFO)
14
.
Desde la REDMAC se hace acompañamiento
y capacitación a los procesos en transición a
través del modelo campesino a campesino y se
realizan también giras de experiencias exitosas
entre sus miembros para compartir conoci-
mientos.
La granja se ha convertido en un referente por
su integralidad, por lo que desde hace algunos
años reciben visitas de grupos y familias para
conocer la experiencia y capacitar en relación a
los principios agroecológicos aplicados en Pura
Vida. Estos espacios se vieron algo diezmados
a raíz de la pandemia, pero esperan retomar en
cuanto las condiciones lo permitan.
Lecciones aprendidas
En estos 20 años, el proceso de transición ha
sido graticante desde el punto de vista de la
transformación del sistema a un agroecosis-
tema diverso saludable y respetuoso de las
relaciones entre todos los seres vivos. Un ele-
mento clave que destacan de este proceso es la
importancia de producir el propio alimento, uno
de los principios al momento de emprender un
proceso de transición.
Han aprendido que el agroecosistema es un es-
cenario de cooperación y no de competencia en el
que debe prevalecer el equilibrio para el correcto
ujo de energía y esto se logra con la incorpora-
ción de la mayor diversidad posible en el sistema.
Parte de sus aprendizajes, es la necesidad de es-
calar la agroecología a nivel del territorio, si bien
puede hacerse de manera independiente, hace
falta una estructura de política pública para el
fomento de la agroecología que sea soporte en
los procesos de transición.
14
INOFO es una estructura autónoma autoorganizada dentro de IFOAM – Organics International. Pertenece especícamente a las organizaciones de agricultores,
facilita su relación para hablar eventualmente con una voz legítima.
15
Iniciativa apoyada por la ONG SWISSAID- Fundación Suiza de Cooperación al Desarrollo, Proyecto Desarrollo Sostenible de las comunidades a partir de la
recuperación y uso racional de los agroecosistemas de las cuencas de Leonera y Saza, en los municipios de Mongua y Gámeza, departamento de Boyacá.
Proyecto Montañas Vivas
Origen del proceso
Montañas Vivas
15
es un proceso de desarrollo
comunitario que surge en el año 2011 con el ob-
jetivo de establecer una propuesta de desarrollo
sostenible con enfoque territorial para los pára-
mos, a partir de la recuperación y uso racional
de los agroecosistemas de las cuencas Leonera
y Saza como unidad básica de gestión y planea-
ción del territorio en los municipios de Mongua y
Gámeza, en el departamento de Boyacá. Su ám-
bito geográco corresponde a los ecosistemas
de bosque alto andino, subpáramo y páramo,
que se encuentran desde los 2 600 a los 3 800
metros sobre el nivel del mar.
Creación conjunta
e intercambio de
conocimientos
Relaciones e intercambio de conocimiento
35
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Este proceso de desarrollo comunitario es apoyado
por la ONG SWISSAID, con la participación de
cinco organizaciones campesinas: Asociación
campesina Huerto Alto Andino (AHAA), de
Mongua; la Asociación Integral Campesina de
Tunjuelo, Dintá y San Ignacio (TDS), de Mongua;
la Asociación para el desarrollo de la familia de
Gámeza (ASOGAMEZA); la Junta Administradora
Acueducto vereda de Daita del sector Carrizal
del municipio de Gámeza; y la Asociación de
productores y comercializadores agropecuarios.
El proyecto Montañas Vivas surge en respuesta
a las principales problemáticas ambientales,
productivas y sociales que afectan el territorio.
Las dicultades están asociadas a la explotación
agrícola y pecuaria de modo convencional con
alto uso de agroquímicos y la eliminación de la
cobertura arbórea natural, dejando expuestos
los suelos, produciendo erosión y disminución
de su fertilidad. Por otra parte, el establecimiento
de potreros en los subpáramos y páramos
ha afectado su servicio de captadores,
retenedores y redistribuidores de agua, debido a
la destrucción de la vegetación protectora que
retiene contaminantes y controla la erosión y los
caudales, lo cual impacta las fuentes de agua,
nacederos y humedales.
Estrategias para la transición agroecológica
Montañas Vivas ha puesto en marcha estrategias
para la conservación y manejo ambiental del
territorio, tales como la promoción de prácticas
agroecológicas para la producción, restauración
de los ecosistemas naturales mediante el
fortalecimiento de conectividades de parches
de bosques y la protección de fuentes hídricas.
16
Con el n de recuperar y proteger el ecosistema
de montaña, se implementó una estrategia
de restauración ecológica desde espacios de
planeación y reexión colectivos a partir de
actividades como:
estudio de la salud del área a intervenir con
base en el mapeo de la calidad de los suelos,
el tipo de plantas y animales silvestres
(inventario) que habitan en la zona y las
actividades socioeconómicas que se han
realizado en los últimos 50 años. Con esto,
fue posible caracterizar problemáticas, tales
como: contaminación de fuentes hídricas
por uso de agrotóxicos, pisoteo del ganado y
disposición inadecuada de residuos sólidos;
identicación de las barreras de restauración,
es decir las actividades o fenómenos que
pueden intervenir en el desarrollo del material
vegetal para restaurar, siendo la ganadería la
principal actividad que incide;
identicación del ecosistema de páramo,
subpáramo y bosque altoandino como
referencia;
identicación de los puntos estratégicos
para hacer “puentes de vegetación” entre
parches de bosques;
denición de las especies nativas de rápido
crecimiento (pioneras);
producción del material vegetal para la
reforestación por medio de la construcción
de viveros comunitarios;
siembra de plántulas alrededor de los cuerpos
de agua y en potreros, implementando
prácticas de cercado a n de protegerlas de
posibles daños por el ganado.
16
SWISSAID. 2018. Montañas Vivas: una apuesta de permanencia en el territorio, 84.
Eciencia Resiliencia
Restauración ecológica
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
36
Protección de fuentes de agua
Como parte de la estrategia de restauración
ecológica y a raíz de las problemáticas por
escasez y calidad del recurso agua, se puso en
marcha un proceso de caracterización, limpieza
y aislamiento de las fuentes de agua en los
municipios de Mongua y Gámeza, liderado
por las organizaciones campesinas. Sobre
la base de talleres participativos y recorridos
se identicaron los humedales, quebradas,
nacimientos de agua y estado de conservación
de los mismos, lo cual hizo evidente la necesidad
de implementar estrategias para la protección de
las fuentes de agua. Por esto se implementaron
campañas de recolección de residuos sólidos
con la participación de estudiantes de colegios,
profesores y comités ambientales de cada
una de las organizaciones; asilamiento y
establecimiento de contornos de vegetación
con especies como el aliso, arboloco e higuerón
y cercado para evitar el paso del ganado. Así,
bajo el liderazgo de las organizaciones, se dio
paso a la protección de las fuentes en benecio
de la sucesión natural para la recuperación de la
cobertura vegetal y los suelos.
Construcción de viveros comunitarios
Mediante el trabajo comunitario y aporte volun-
tario, hombres y mujeres de las organizaciones
campesinas de Montañas Vivas fortalecieron el
proceso de restauración ecológica con el esta-
blecimiento de tres viveros comunitarios en los
que se ha logrado la reproducción de semillas y
esquejes de vegetación nativa de alta montaña;
para esto se realizaron jornadas de reconoci-
miento y recolección de semillas basadas en los
saberes de los habitantes de la región, rescatando
así el conocimiento tradicional en relación a la fe-
nología de las plantas y sus usos para establecer
cercas vivas y conectores de corredores biológi-
cos. Adicionalmente, a partir del establecimiento
de los viveros, se implementaron prácticas de
producción de abono orgánico tipo bocashi que
también es utilizado en la producción del huerto
casero.
Ante las condiciones de escasez de agua en
época de verano y cambios en los parámetros de
lluvias, se implementó un sistema de captación
y almacenamiento de agua lluvia con tanques
artesanales para el riego por goteo y aplicación
de biopreparados, permitiendo así mantener
el invernadero y la producción de hortalizas y
pancoger durante los meses de verano. Estos
tanques han permitido almacenar suciente
agua para tres meses de verano, la cual es
utilizada en el riego de la huerta e invernadero
por microgoteo o aspersión.
Fuente: fotografía tomada de SWISSAID, 2018.
Eciencia
Cosecha de agua lluvia
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
37
Como estrategia para la reconversión, el
empoderamiento de la mujer ha sido clave en
el proceso de Montañas Vivas, pues se pasó de
un escenario de violencia doméstica, sumisión
y escasa participación, a uno de revaloración de
la mujer en las dimensiones productiva, social
y económica de la agroecología. A raíz de un
trabajo de fortalecimiento organizacional, se
logró la vinculación activa y dinámica de la mujer
como protagonista del sistema alimentario
local. Hoy, las mujeres lideran los procesos
de transición agroecológica, del cambio hacia
dietas saludables y de la conservación de los
ecosistemas. Por ejemplo, la Asociación Huerto
Altoandino es una organización conformada por
mujeres en su totalidad y la Asociación Integral
Campesina TDS la integran 45 mujeres y 9
hombres.
Fuente: fotografía tomada de SWISSAID, 2018.
La comercialización de los excedentes
de la producción agroecológica se realiza
principalmente de manera local a nivel veredal y
municipal, en Mongua y Gámeza.
La comercialización local ha traído como
resultado la revaloración de la calidad
agroecológica de los productos y alimentos
por parte de la comunidad sumado a la
generación de lazos de solidaridad expresados
en trueques e intercambios de productos,
creando circuitos de economía solidaria. Como
ejemplo, las familias vecinas han cambiado sus
hábitos de consumo, pasando de comprar al
comercializador/intermediario que se desplaza
de vereda en vereda para comprar a las familias
los productos locales como mora y hortalizas. Es
de resaltar el papel de la mujer en el impulso de
las actividades de comercialización por medio
de la venta puerta a puerta y venta al parque.
En la crisis generada por el COVID-19, las
asociaciones del proyecto Montañas Vivas han
sido soporte para la seguridad alimentaria en
los territorios y han tenido la oportunidad de
contribuir con mercados entregados por las
alcaldías a las familias más vulnerables (Olga
Rincón).
Por otra parte, se adelanta la iniciativa Campo-
Ciudad que busca acercar productores/as
y consumidores/as a través de las visitas
y recorridos en las ncas de las familias
de Montañas Vivas, de esta forma quienes
consumen conocen cómo se producen los
alimentos agroecológicos, la organización al
interior del proceso y las acciones en pro de la
conservación del ecosistema, tales como la
Valores humanos
y sociales
Economía circular
y solidaria
Empoderamiento de la mujer Comercialización de productos agroecológicos
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
38
restauración, protección de fuentes hídricas y
corredores para la fauna silvestre con un atractivo
especial en la avifauna. Con esta iniciativa ha
sido posible consolidar relaciones de conanza
con consumidores y cocineros de la ciudad de
Tunja y Sogamoso. Adicionalmente, se cuenta
hoy con una relación directa con restaurantes
para la comercialización de productos gourmet
producidos por la organización Huerto Alto
Andino (Rubén García).
A causa de la extensión del monocultivo de
la papa y el establecimiento de potreros para
la ganadería, las familias de la zona habían
perdido la costumbre de cultivar alimentos para
el autoconsumo, por lo que se puso en marcha
una estrategia de revaloración de la producción
tradicional o ancestral. Se inició la recuperación
del modelo de producción ancestral Huerto Alto
Andino que consiste en tener alrededor de la
casa un huerto estraticado en el que en la parte
inferior se siembran hortalizas y aromáticas,
seguido de árboles frutales de mediano y alto
porte, así como ores, todo en una extensión
proporcional alrededor de la casa. Junto con esta
estrategia y el apoyo de la Campaña Semillas de
Identidad de SWISSAID, en la actualidad se trabaja
en la recuperación de semillas nativas y criollas
para estos huertos y el logro de la soberanía
alimentaria. Con ese n, a través de ejercicios de
rescate de memoria y diálogos de saberes, se
elaboraron listados de los alimentos perdidos y
aquellos sensibles de desaparición.
El rescate del Huerto Alto Andino ha estado
acompañado por una estrategia de rescate de
la culinaria ancestral de la región y educación en
relación al consumo de alimentos nativos como
los tubérculos andinos y nutrición, con el apoyo
de la organización Educar Consumidores, con el
n de motivar el consumo de hortalizas, frutas y
crear conciencia sobre los perjuicios del consumo
de alimentos procesados.
La capacitación y formación en todos los
temas ya mencionados han sido claves en el
proceso de transición agroecológica, desde el
enfoque de aprender-haciendo, intercambio de
conocimientos entre técnicos y productores, e
intercambios de experiencias entre productores.
Lecciones aprendidas
El trabajo colectivo con una mirada territorial ha
demostrado cómo la transición agroecológica
va más allá de los límites de la nca. Hacer
conciencia de la afectación positiva o negativa
que tienen las acciones propias ha resultado en
ideas en busca de una armonía territorial.
La puesta en marcha de tecnologías locales y
de bajo costo han tenido un impacto positivo no
solo en la producción sino en la recuperación de
suelos, de la vegetación nativa, de la fauna y de los
procesos de recarga hídrica en los páramos que
habitan las organizaciones de Montañas Vivas.
Esto fue posible gracias al diálogo de saberes
entre técnicos y productores/as, lo cual permitió
crear soluciones adaptadas al contexto local.
El empoderamiento otorgó a las mujeres
autonomía en la producción, toma de decisiones
frente al cultivo y generación de ingresos propios,
que antes era un desafío que se consideraba
lejano de superar.
Los productores y productoras de Montañas Vivas
han cambiado no solo la forma de producción
sino la forma de consumo. Pasaron de producir
exclusivamente leche para la venta, a producir
aquellos alimentos que antes compraban al
comercializador/intermediario. Esto incentivó el
consumo de hortalizas que antes estaba limitado
por el costo de compra, lo que incide directamente
en la biodiversidad del agroecosistema.
Creación conjunta
e intercambio de
conocimientos
Relaciones e intercambio de conocimiento
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
39
Producción de algodón nativo
orgánico - Fundación ProSierra
Nevada de Santa Marta
Origen del proceso
La Fundación ProSierra se fundó en el año 1986
como una organización sin ánimo de lucro que
diseña y ejecuta proyectos ambientales, socia-
les, cientícos y tecnológicos con el n de prote-
ger y preservar la Sierra Nevada de Santa Marta
y sus alrededores
17
. En los últimos 34 años han
trabajado en diferentes proyectos que abarcan
la investigación básica o pura, investigación
para la conservación, el desarrollo rural y com-
pensaciones ambientales. Entre este portafolio
de proyectos, se encuentra el de Producción de
algodón nativo orgánico, objeto de la presente
documentación.
Esta iniciativa inició en el año 2016 bajo el lide-
razgo de la Fundación ProSierra y la organiza-
ción italiana Environomica, cuya misión es la de
impulsar la transición hacia un mundo donde el
desarrollo económico y el uso sostenible de los
recursos naturales coexisten
18
.
La producción de algodón nativo orgánica fue
motivada por la identicación de algunas plan-
tas de algodón en el río Buritaca (Magdalena)
y la escasez de semilla para las comunidades
indígenas arhuacas y de la bra para su tejido
tradicional.
En el año 2018 se iniciaron las actividades en
campo y se obtuvo la primera producción en
mota en el año 2019. En el año 2020, la iniciativa
se articuló al Proyecto de Cooperación interna-
cional +Algodón llevado a cabo de forma con-
junta por la Agencia Brasileña de Cooperación,
el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de
Colombia y la FAO.
El Proyecto Más Algodón tiene como objetivo
contribuir al desarrollo sostenible de la cadena de
valor del algodón en los países socios y presenta
la posibilidad de avanzar hacia mercados dife-
renciados, nichos que permitan la agregación de
valor y la generación de ingresos a las familias
19
.
17
ProSierra. s.f. ¿Qué hacemos? http://www.prosierra.org/index.php/que-hacemos/nuestros-ejes
18
Environomica. s.f. Nuestra Misión. https://www.environomica.org/es/quienes-somos/
19
FAO. 2017. Proyecto Más Algodón. http://www.fao.org/3/i7814s/i7814s.pdf
20
FAO. 2020. El rescate del cultivo ancestral del algodón en las manos del pueblo indígena arhuaco. http://www.fao.org/in-action/programa-brasil-fao/noticias/
ver/es/c/1301968/
Fuente: FAO, Proyecto Más Algodón.
El cultivo ancestral del algodón, unku, para el
pueblo indígena arhuaco en la Sierra Nevada de
Santa Marta, es una herencia transmitida entre
generaciones que va más allá del signicado
productivo. Para los arhuacos, el algodón es la
semilla y legado que han dejado sus ancestros.
20
ProSierra, en su trabajo de más de 30 años en la
Sierra Nevada de Santa Marta, conocía de la es-
casez de semilla nativa para aumentar las áreas
de producción de autoconsumo y con miras a la
comercialización externa. Como resultado, inició
un proceso de rescate de la variedad Gossypim
barbadense en la estación de investigación El
Congo Ciudad Antigua.
Diversidad
Rescate y reproducción de
semillas de algodón nativo
40
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Fuente: FAO, Proyecto Más Algodón.
“Desde el punto de vista de las comunidades
indígenas hay una larga trayectoria en la siem-
bra de algodón para autoconsumo, pero no para
producción comercial” (Santiago Giraldo). Envi-
ronomica y ProSierra emprendieron un estudio
de mercado antes del rescate y reproducción
de la semilla. Identicaron que la demanda de
algodón orgánico crecía año a año y que aun así
no existía producción de algodón orgánico en
Colombia, así que se propusieron el desarrollo
de encadenamientos productivos y comerciales
para el algodón orgánico que desde entonces
proyectaron sembrar. Desde el año 2018 inicia-
ron un proceso de acercamiento con el sector
textil y moda del país, conrmando la alta de-
manda y el deseo de trabajar con producto na-
cional.
En febrero de 2021, lograron la venta directa de
la primera tonelada de algodón orgánico nativo
producido en Colombia al grupo Crystal. Con
esto, la marca de ropa Punto Blanco, sacó al
mercado la línea Nativa con algodón 100% or-
gánico. ProSierra le apuesta a hacer partícipe al
grupo Coltejer en la producción de algodón con
la compra por adelantado de las cosechas para
incentivar el cultivo en la Sierra Nevada de Santa
Marta y otras zonas del país.
En primera instancia se estableció un cultivo
piloto para la producción de semilla; en el 2020
se cosecharon 730 kg de semilla, de la cual se
reservó un porcentaje para una nueva siembra
en una nueva unidad de cultivo piloto. El objetivo
de ProSierra es aportar semilla de calidad a las
comunidades indígenas y agricultoras de esta y
otras zonas para que establezcan cultivos para
autoconsumo o bien sea con nes comerciales,
según sus intereses. El proceso es reciente y le
apunta a la conformación de un banco de semi-
llas in situ de esta variedad de algodón.
Los dos cultivos piloto de algodón se han sem-
brado en policultivo con maíz criollo amarillo y
fríjol, basándose en las prácticas de agricultura
natural tradicionales de la zona. Se espera a par-
tir de esta parcela (1 ha) contar con datos que
orienten el establecimiento de sistemas agrofo-
restales, pues este tiene el potencial de incor-
porarse a plantaciones de mango, café, cacao,
aguacate orgánicas, como un cultivo transitorio
aprovechable mientras inicia la producción de
los permanentes.
La iniciativa de producción de algodón orgánico
nativo de la Sierra Nevada de Santa Marta se ha
visto fortalecida con la relación FAO-Proyecto
Más Algodón, puesto que aportó capital semi-
lla que se venía buscando desde hace más de
cuatro años.
El objetivo desde el inicio fue contar con una
producción de algodón orgánico que tuviese
Economía circular
y solidaria
Creación conjunta
e intercambio de
conocimientos
Comercialización de productos
agroecológicos
Relaciones e intercambio de conocimiento
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
41
una comercialización asegurada y esto fue po-
sible gracias a las relaciones establecidas con
la industria textil y de la moda en el país. Esto
implicó un esfuerzo económico para ir a ferias
de moda, visitar empresas en Medellín y llevar
producto de muestra para generar conanza.
Al respecto del intercambio de conocimientos
alrededor de esta iniciativa, ProSierra pone a
disposición de las comunidades indígenas, agri-
cultores y agricultoras con interés en la semilla
para la siembra, así como la experiencia y rela-
cionamiento que ha consolidado la organización
en estos años.
Lecciones aprendidas
La experiencia les ha enseñado que los proce-
sos de transición agroecológica son lentos y de
largo alcance, principalmente por el contexto
socioeconómico que impulsa a los agriculto-
res y las agricultoras a tener altos rendimientos
bajo el esquema de la agricultura convencional,
promovido muchas veces en los procesos de
extensión.
La transición trae consigo un factor de riesgo,
pues implica nuevos aprendizajes y los resul-
tados en algún momento pueden considerarse
como inciertos, por esto se considera esen-
cial que no solo los agricultores/as asuman el
riesgo, bajo este entendido, la iniciativa buscó
asumir el riesgo para después de esto estar en
la capacidad de motivar a la siembra de algodón
orgánico sobre una base sólida de experiencias
y conocimientos.
Es necesario invertir en estos procesos con cien-
cia e investigación de mercados, “la mayoría de
las veces arrancamos al revés, es decir primero
la producción y es ahí cuando puede haber fra-
casos” (Santiago Giraldo). El conocimiento pro-
fundo del territorio es clave para emprender este
tipo de procesos, reconociendo los problemas
intrínsecos como el del transporte, entre otros.
Asociación de Mujeres
Campesinas de Piñalito
(ASOMUCAPI)
Origen del proceso
ASOMUCAPI surge en el año 2016. Hoy la inte-
gran 24 mujeres campesinas, afro e indígenas,
víctimas del conicto armado de las veredas Ar-
gentina, Española, Siberia y El Vergel del muni-
cipio de Vista Hermosa, en el departamento del
Meta.
En su conformación, la organización se trazó los
siguientes objetivos:
Fomentar sistemas agropecuarios soste-
nibles e innovadores que promuevan una
economía solidaria, impulsando el empode-
ramiento de la mujer rural.
Promover nuevas relaciones sociales, espiri-
tuales y familiares que fortalezcan y recom-
pongan el tejido social.
Promover el goce efectivo de derechos de
las mujeres víctimas en lo relacionado con
su hábitat, vivienda, medio ambiente y terri-
torio.
Por más de cinco años, cada una de las aso-
ciadas de ASOMUCAPI ha buscado la manera
de integrar la agroecología en su sistema pro-
ductivo familiar con la adecuación de infraes-
tructura en cada nca para el funcionamiento
de biofábricas a pequeña escala, impactando
positivamente en el establecimiento de cultivos
de pancoger —plátano y piña—, establecimiento
de huertas caseras, siembra de pasto de corte y
manejo agroecológico del mismo.
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
42
Estrategias para la transición agroecológica
ASOMUCAPI se encuentra en una fase inicial
del proceso de transición agroecológica en
el que lo primordial ha sido la sustitución de
fertilizantes de síntesis química por abonos
orgánicos producidos en los predios de cada
asociada, y reproducción de microorganismos
propios del ecosistema, como herramienta para
la recuperación del suelo.
Con este objetivo, emprendieron con la
construcción de biofábricas para la producción
de abono sólido tipo bocashi y líquido tipo biol
de estiércol bovino disponible en cada nca,
compostaje de residuos vegetales, reproducción
de microorganismos de montaña y producción
de caldos minerales para el control de hongos.
Producción de abonos orgánicos
La producción de bocashi y biol (abono sólido
y liquido fermentado respectivamente) han
permitido el aprovechamiento del estiércol de
ganado disponible en cada una de las ncas
de las asociadas de ASOMUCAPI. Para el
bocashi el estiércol compostado o gallinaza es
mezclado con otros ingredientes disponibles en
la región, tales como: carbón, cascarilla de arroz,
ceniza, miel de caña de azúcar, levadura, tierra
arcillosa y agua, el cual pasa por un proceso
de fermentación aeróbico (con presencia de
oxígeno). Para la producción de biol el estiércol
fresco es mezclado con agua en recipientes con
capacidad de hasta 1 000 litros, el cual pasa
por un proceso de fermentación anaeróbico (en
ausencia de oxígeno). Con el n de fortalecer
la capacidad nutritiva y restaurativa del biol, se
enriquece con cenizas o harina de rocas después
de su periodo de fermentación —conocido como
biofertilizante supermagro— el cual es utilizado
principalmente por todas las asociadas para
abonar los pastos. También, se elabora compost
con los residuos vegetales de la cocina, restos
de podas y residuos de las cosechas de plátano
y piña.
La aplicación de estos tipos de abonos
producidos en cada nca ha permitido
incorporar materia orgánica al suelo y aportar
micro y macro elementos minerales a cultivos
de plátano, piña y pastos, mejorando la salud del
suelo (Jenny Madrid).
Fuente: fotografías de Jenny Paola Madrid.
Reproducción de microorganismos
En línea con el propósito de recuperar la salud
y biodiversidad del suelo, en las biofábricas
también se lleva a cabo la reproducción de mi-
croorganismos de montaña, previa recolección
de los microorganismos del bosque o relicto
más cercano, ya que están adaptados al tipo de
materia orgánica, temperatura, humedad, entre
otras condiciones. La reproducción se realiza en
medio sólido y posteriormente en medio líquido.
Esto ha permitido multiplicar la memoria del
suelo de cada unidad productiva, restaurando
su biodiversidad microbiológica (Jenny Madrid).
Reciclaje Eciencia
Construcción de biofábricas para la
producción de abonos orgánicos,
microorganismos y caldos minerales
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
43
Por otro lado, los microorganismos en medio
sólido son suplemento para el ganado y aves de
corral, lo cual he permitido obtener más ganan-
cia de peso en los animales, mayor producción
de leche y huevos respectivamente.
Caldos minerales
Con el objetivo de no utilizar fungicidas ni insec-
ticidas, ASOMUCAPI ha integrado en las biofá-
bricas la elaboración de caldos minerales a base
de azufre, cobre y calcio para la prevención, con-
trol de insectos y enfermedades causadas por
hongos en las plantas y fertilización en algunos
casos. De esta forma, se aporta a la protección
del medio ambiente, la salud y la vida. Por otra
parte, los caldos son de muy bajo costo, bene-
ciando la rentabilidad de cada unidad productiva
(Jenny Madrid). Los principales caldos que uti-
lizan son el sulfocálcico y el bordelés. El sulfo-
cálcico es elaborado a base de azufre y cal, y es
utilizado para el control de enfermedades fun-
gosas en los cultivos de plátano. El bordelés, a
base de sulfato de cobre y cal, ha sido clave en el
control de enfermedades causadas por hongos.
Estas tres prácticas son por ahora el pilar de las
biofábricas que se proyectan en crecimiento a
medida que el proceso organizativo se conso-
lida y se aanzan los conocimientos.
ASOMUCAPI ha denido acoger los enfoques
de género, de derechos humanos a las mujeres,
territorial y diferencial en el marco de la política
de género construida por la organización.
Consideran que estos enfoques se relacionan
entre sí y plantean la posibilidad de reconocer las
condiciones y posiciones propias de las mujeres,
Los productos de la biofábrica son
comercializados localmente bajo la marca
ECOVIDA, entre vecinos principalmente, puesto
que aún no cuentan con el registro de venta ICA
así como su relación con las estructuras sociales
en las que se desarrollan.
Bajo este marco y las tres líneas de acción
de la organización (ver origen del proceso),
ASOMUCAPI da prioridad en su plan de trabajo
a la búsqueda de oportunidades para la
formación empresarial de las mujeres; el acceso
de estas a sistemas agropecuarios, programas
y proyectos; pedagogía a través de la cual la
comunidad se sensibilice, capacite y actúe frente
a la violencia contra las mujeres; el desarrollo de
planes educativos en sistemas agropecuarios
sostenibles; la promoción de la participación
de las mujeres de ASOMUCAPI en espacios de
formulación y seguimiento de política pública
—especialmente la referida a construcción de
paz— ; gestionar programas para acceder a la
nanciación, titulación de tierras y mejoramiento
de la vivienda rural (Política de género de
ASOMUCAPI 2020-2030).
Fuente: Fotografía de Jenny Paola Madrid
Valores humanos
y sociales
Economía circular
y solidaria
Empoderamiento de la mujer
Comercialización de productos agroecológicos
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
44
Desde sus orígenes, ASOMUCAPI ha trabajado
por el reconocimiento de las habilidades de
cada una de las mujeres, individualidades y
complementos para trabajar de forma asociativa
por un objetivo común.
Por otra parte, el fortalecimiento de capacidades
técnicas de las asociadas se ha potenciado
a través del Servicio Nacional de Aprendizaje
(SENA) al capacitarse en Buenas Prácticas
Ganaderas (BPG) y formulación de proyectos.
Con su iniciativa lograron contar con el apoyo
técnico y nanciero de FAO y ACDI/VOCA para la
construcción de las biofábricas, hecho que para
la organización abrió las puertas al proceso de
investigación local y creación de conocimiento
endógeno. Al respecto del fortalecimiento
organizacional, se han apoyado en la Asociación
Nacional de Mujeres Campesinas, Negras e
Indígenas de Colombia (ANMUCIC).
que autorice la comercialización, distribución
y venta de fertilizantes y acondicionadores del
suelo.
La venta de productos como la leche, el plátano,
la piña y otros cultivos de pancoger se realiza
a través de intermediarios; es un desafío para
la organización insertarse en mercados en los
que se reconozca la calidad agroecológica de
los productos. En un par de ocasiones, han
participado de los mercados campesinos
organizados por la alcaldía, sin encontrar un
mercado diferenciado para sus productos.
No obstante, ASOMUCAPI se enfrenta al reto
de no contar con un ujo de producto para la
venta continua, por lo que la planicación de la
siembra y comercialización estable es uno de
sus mayores desafíos.
En la actualidad, la organización identica
la necesidad de contar con oportunidades
de capacitación técnica que les permita la
transformación de las unidades productivas en
sistemas agroforestales.
El intercambio de conocimiento entre las 24
asociadas es constante y a través de jornadas
colectivas se comparten experiencias. Un
hito importante fue el establecimiento de una
platanera de forma asociativa que trasciende
del intercambio de conocimientos técnicos al
aanzamiento de las buenas relaciones.
Lecciones aprendidas
Para ASOMUCAPI, una de las principales
lecciones aprendidas ha sido la importancia de
contar con una red de apoyo de mujeres que le
apuntan a la transformación de los sistemas
productivos en sistemas sostenibles. Gracias a
la organización y relaciones que allí se tejen se
visionan otras fases del cambio y del proceso
de transición. Ahora los recursos de la nca son
mejor aprovechados, como el estiércol, residuos
de la cocina y de las cosechas.
Proyectan la transformación de potreros
en sistemas agroforestales que integren la
biodiversidad de la región, con la restauración
de morichales, siembra de maderables nativos
y leguminosas. Para lograr esto se requiere
robustecer la infraestructura para llegar al
pastoreo racional con estaciones de agua para
el ganado por riego que no esté en función de
los nacederos, pues va en detrimento de la salud
del ecosistema, así como de maquinaria para
manejar el pasto de corte en aras de obtener un
aumento en la producción de carne y leche que
incidirá directamente en la generación de sus
ingresos.
ASOMUCAPI proyecta el montaje de una granja
piloto que motive a la comunidad al cambio,
para lograr la transformación de no solo sus
ncas sino del territorio.
Creación conjunta
e intercambio de
conocimientos
Relaciones e intercambio de conocimiento
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
45
Consejo Comunitario Río Valle
Origen del proceso
En 1993 se promulgó la Ley 70, la cual hace un
reconocimiento de las comunidades negras que
han venido ocupando tierras baldías en las zo-
nas rurales ribereñas de los ríos de la Cuenca
del Pacíco de acuerdo con sus prácticas tra-
dicionales de producción y el derecho a la pro-
piedad colectiva
21
. Esta ley crea la gura de los
Consejos Comunitarios como forma de admi-
nistración interna que garantiza la persistencia
de los recursos naturales en el territorio a partir
de prácticas de aprovechamiento, conservación
y manejos compatibles con las condiciones eco-
lógicas bajo modelos apropiados de producción,
tales como la agrosilvicultura, la agroforestería,
entre otros
22
.
El Consejo Comunitario Río Valle es una autori-
dad étnico territorial ubicada en el corregimiento
del Valle, municipio de Bahía Solano, costa norte
del pacíco, e integrado por 120 familias afroco-
lombianas.
En el año 2016, integrantes de los Consejos Río
Valle y El Cedro acompañados por la ONG SWIS-
SAID comenzaron un proceso de exploración
que se denominó La ruta de la vainilla para iden-
ticar y caracterizar las variedades de la región
en el marco del Proyecto Vainilla Aroma Chocó
23
.
Esta experiencia despertó en la comunidad un
interés por aprender a cultivar la vainilla, reva-
lorizó la planta y se dimensionó su potencial
agroforestal, sus benecios medioambientales y
sus posibles aportes a las economías familiares
(SWISSAID, 2020). En ese mismo año se inició el
aprovechamiento sostenible de la vainilla con la
siembra de esquejes de plantas silvestres en las
parcelas de las agricultoras y los agricultores de
los Consejos.
Las familias que hacen parte del Consejo Comu-
nitario Río Valle ven el cultivo de la vainilla, bajo
un sistema agroforestal, como un camino para
la recuperación del conocimiento local ancestral
y para el desarrollo social y económico que les
permita pensar el territorio de otra manera.
21
Ley 70 de 1993 de 27 de agosto, por la cual se desarrolla el artículo transitorio 55 de la Constitución Política. http://www.suin-juriscol.gov.co/viewDocument.
asp?ruta=Leyes/1620332
22
Ibídem. Los Consejos Comunitarios de las Comunidades Negras son personas jurídicas cuya creación está autorizada por el Artículo 5° de la Ley 70 de 1993,
que tienen entre sus funciones las de administrar internamente las tierras de propiedad colectiva que se les adjudiquen, delimitar y asignar áreas al interior de las
tierras adjudicadas, velar por la conservación y protección de los derechos de la propiedad colectiva, la preservación de la identidad cultural, el aprovechamiento y
la conservación de los recursos naturales y de hacer amigables componedores en los conictos internos factibles de conciliación.
23
El proyecto Vainilla Aroma Chocó es conanciado por SWISSAID, en el corregimiento El Valle en Bahía Solano, participan los Consejos Comunitarios Río Valle,
Mecana, El Cedro, Cupica Comité de vainilleros de Ciudad Mutis, y Cabildos Indígenas del Resguardo Río Valle y Boroboro.
Estrategias para la transición agroecológica
En los territorios de uso colectivo, bajo la
administración del Consejo Comunitario Río
Valle, se ha mantenido la tradición de sembrar
cultivos de pancoger en el sistema de chagras
del pacíco, con policultivos conformados por
árboles frutales, banano, asociación de yuca y
plátano, entre otros. Sin embargo, las actividades
económicas principales han sido la pesca y
extracción de madera para su comercialización,
elaboración de artesanías y construcción de
Fuente: SWISSAID, 2020. Aroma Chocó: la senda de la vainilla.
Eciencia Resiliencia
Sistemas agroforestales
46
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
viviendas. En los últimos años, dado el valor
económico de la vainilla, aumentó la extracción
de frutos del bosque.
En un proceso de reexión, se identicó el
potencial del cultivo de vainilla en parcelas
agroforestales (combinación de cultivos con
especies arbóreas) y áreas boscosas en benecio
de la calidad de vida de las comunidades,
incremento de sus ingresos y protección de la
selva y territorios étnicos.
La experiencia inició con recorridos de
reconocimiento de poblaciones silvestres de
vainilla
24
y valoración en torno a la importancia
de las prácticas agroecológicas como aliadas
para el manejo ambiental del territorio.
Como resultado, se iniciaron campañas
de reforestación en las orillas de los ríos y
se fortalecieron los policultivos y sistemas
agroforestales para integrar el cultivo de la
vainilla, estos sistemas se robustecieron con la
siembra de árboles frutales y maderables que
sirven como tutores para la planta de vainilla,
dan sombra y hojarasca necesaria para la parte
basal de la planta.
Esto fue resultado también de un proceso de
investigación liderado por los productores y
las productoras. Se tomaron individuos de
área silvestres para su domesticación bajo
tres escenarios diferentes de exposición solar:
1. 100% luz, 2. 70-80% de luz, 3. 50-50% luz/
sombra, con el n de determinar las mejores
condiciones para el desarrollo de la vainilla
como cultivo.
Para el manejo de enfermedades, principalmente
hongos, se emplea el caldo bordelés. El manejo
insectos se realiza manualmente, con prácticas
de captura nocturna para los cucarrones y
aplicación de extractos de plantas de tabaco, ají
y jabón.
Con el n de hacer un aprovechamiento sostenible
de la vainilla, el Consejo cuenta con un semillero
y vivero de vainilla para limitar la extracción de
individuos de su hábitat; también se reproducen
especies de maderables y frutales para así tener
el material disponible para el aprovechamiento
de las parcelas agroforestales. Además, se
integra al sistema productivo el plátano, maíz y
chontaduro para diversicar la producción. Se
espera que con este vivero sea posible entregar
materia de siembra de vainilla de calidad a otras
comunidades y familias interesadas en el cultivo.
Por otra parte, el cultivo de vainilla en sistemas
agroforestales ha propiciado la restauración de
algunas zonas de potreros que ahora se han
dejado para enriquecerlos posteriormente con
vainilla. “Cultivando vainilla estamos protegiendo
el bosque” (Consejo Comunitario Río Valle).
24
En Colombia se ha podido vericar la existencia de 21 especies silvestres del género Vainilla. En el Chocó se conoce de la existencia de Vainilla planifolia, V.
rivassi, V. dressleri, V. odorata, V. cribbiana, V. helleri, V. Oroana y V. trigonocarpa, de las cuales las seis primeras, son de potencial interés debido a la presencia de
vainilla en sus frutos curados.
El Consejo Comunitario Río Valle ha implemen-
tado campañas de concientización y educa-
ción ambiental para la conservación y aprove-
chamiento sostenible de la ora y fauna de la
selva chocoana, especialmente con las familias
(sean miembro o no del Consejo) que habitan la
cuenca del río Valla con el propósito de reducir la
erosión y restaurar las zonas afectadas a través
de jornadas de reforestación.
Son miembro activo de la Mesa técnica de la
vainilla, en la que participan las entidades terri-
toriales del municipio de Bahía Solano como la
Corporación Autónoma para el Desarrollo Soste-
nible del Chocó (Codechocó); la alcaldía munici-
pal; el Consejo comunitario general Los Delnes;
Gobernanza
responsable
Gobernanza ambiental
Creación conjunta
e intercambio de
conocimientos
Cultura y
tradiciones
alimentarias
Valores humanos
y sociales
Gobernanza
responsable
47
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
los Consejos comunitarios locales Río Valle y El
Cedro; Parque Nacional Natural Utría; Instituto
de Investigaciones ambientales del Pacíco
(IIAP); SWISSAID; la Policía Nacional portuaria;
y el Ejército. A través de este espacio de gober-
nanza, se han establecido protocolos de control
de extracción de vainilla silvestre y de vigilancia
para impedir el saqueo de poblaciones de vai-
nilla; se monitorea también la caída de árboles
de la ribera para recuperar las plantas de vainilla
que están adheridas a los árboles y llevarlas al
vivero. Adicionalmente, a través de la gestión de
la Mesa técnica, se espera obtener el permiso de
aprovechamiento sostenible para comercializar
los esquejes y los frutos fuera del territorio. Ac-
tualmente se comercializa la vainilla de cultivo,
curada y transformada. Internamente, el Con-
sejo Río Valle ha conformado una asamblea de
productores/as de vainilla.
Fuente: SWISSAID, 2020. Aroma Chocó: la senda de la vainilla.
Los cultivos de pancoger como el plátano, el
maíz, la papa china, entre otros, se comercializan
al menor directamente en el predio a vecinos.
La producción de vainilla bajo sistemas
agroforestales contribuye a darle un valor
agregado al sistema de producción local
y, por ende, a los productos nales que se
comercializan. Los miembros del Consejo
Comunitario que la cultivan han encontrado
una opción viable que aporte a la generación de
ingresos.
El Consejo realiza asambleas para el
seguimiento de la producción con miras a la
comercialización. Se ha delegado un integrante
del Consejo para hacer el acopio de la vainilla
de las 40 familias productoras, quien hace la
recepción y clasicación de acuerdo al tamaño
y estándares de calidad denidos acordes a las
exigencias del mercado.
El curado de la vainilla se realiza por el Consejo
y tarda tres meses o más dependiendo
de las condiciones climáticas. Las vainas
pequeñas que no cuentan con las garantías
de comercialización se transforman para la
elaboración de jabón, extracto y esencia para
alimentos.
Una vez nalizado este proceso, una pequeña
porción se comercializa en la comunidad y
turistas; la mayor parte se vende directamente
en las ciudades de Medellín, Bogotá y Manizales,
bajo la marca Vainilla Aroma Chocó; otra porción
se exporta si se cumple con los estándares del
mercado internacional.
Gracias a la forma en que se produce, Vainilla
Aroma Chocó es reconocida con un valor
ambiental y social por los restaurantes, heladerías
y reposterías que compran directamente al
Consejo Comunitario Río Valle y con esto se va
posicionando su marca. Esto es una fuente de
motivación para seguir vendiendo productos de
primera calidad y dar ejemplo a la comunidad de
la importancia de los sistemas agroecológicos
en el territorio. “Vendemos productos de primera
calidad, para tener buena reputación en el
mercado(Consejo Comunitario Río Valle).
Economía circular
y solidaria
Comercialización de productos agroecológicos
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
48
En el año 2017 se establecieron alianzas con
entidades como el Instituto de Investigaciones
del Pacíco (IIAP), Codechocó y la Alcaldía de
Bahía Solano, con el propósito de contribuir al
conocimiento de la vainilla y desarrollar acciones
de manejo, conservación y aprovechamiento
sostenible.
Internamente, el espacio de intercambio y
trabajo en el Consejo Comunitario es la mano
cambiada
25
. A través de esta forma de trabajo
comunitario se ha difundido la iniciativa de
sembrar vainilla bajo sistemas agroforestales,
con el n de disminuir la presión en las
poblaciones silvestres y el recurso genético
que albergan las selvas chocoanas. Y muy
importante, se fortalecen los lazos solidarios
para construir estrategias que permitan desatar
los nudos del conicto.
El Consejo, con el apoyo de SWISSAID,
ha desarrollado un plan de aprendizaje e
intercambio denominado Mingas educativas en
el que se abordan temas como la identicación
de especies silvestres, manejo agroecológico
de insectos y enfermedades, establecimiento
de parcelas agroforestales, poscosecha y
transformación de la vainilla, comercialización,
fortalecimiento organizativo y empoderamiento
de mujeres y jóvenes.
Con el objetivo de impactar más allá de las
familias productoras de vainilla, se hace un
trabajo paralelo de intercambio con aserradores
que viven del aprovechamiento forestal,
en el que desde la práctica se comparte la
experiencia, resultados y se reexiona sobre el
aprovechamiento sostenible de los recursos.
Lecciones aprendidas
Para el Consejo Comunitario Río Valle, el cultivo
de la vainilla de forma agroecológica les ha
permitido reconectarse con el conocimiento
ancestral, con las formas tradicionales de
producción que revaloran la cultura. Este proceso
ha impactado directamente en el bienestar de
sus miembros fortaleciendo las relaciones de
apoyo y solidaridad.
A través de esta experiencia, se ha tomado
conciencia de la importancia de conservar la
riqueza de la selva. Se pasó de una actividad
netamente extractivista al establecimiento de
sistemas agroforestales que han mejorado
sus condiciones de vida desde el punto de
vista económico y social. Hoy conocen la
diversidad genética que alberga su territorio y la
necesidad de conservarla, por ello se proyecta
la conformación de bancos comunitarios
de semilla de vainilla y otras especies de
importancia alimenticia y forestal.
Esta iniciativa ha impactado positivamente en
el manejo de otros cultivos de pancoger, ya que
la vainilla es muy sensible a los agrotóxicos,
así que los cultivos de los alrededores hoy se
manejan de forma agroecológica.
Por último, alrededor del cultivo de la vainilla
se ha logrado generar un vínculo organizativo y
de conocimiento entre El Consejo Comunitario
Río Valle con los otros consejos comunitarios
en la zona, quienes han rearmado su rol de
cuidadores y gestores de los recursos naturales
y como autoridad étnico territorial en el municipio
de Bahía Solano y el corregimiento del Valle.
25
La expresión minga es asociada a formas de trabajo comunitario propio de las comunidades amerindias ubicadas en la cordillera de los Andes desde Chile
hasta Colombia. https://www.redalyc.org/jatsRepo/1710/171059649010/html/index.html
Creación conjunta
e intercambio de
conocimientos
Relaciones e intercambio de conocimiento
49
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Corporación Colectivo de
Agroecología Tierra Libre
Origen del proceso
Tierra Libre nació como un proyecto colectivo de
vida en el año 2004, en el municipio de Fusaga-
sugá (Cundinamarca) en el marco de la Federa-
ción de Estudiantes de Agronomía de Colombia,
organización a través de la cual se relacionaron
con organizaciones, organizaciones interna-
cionales de agronomía, movimientos sociales,
movimientos indígenas latinoamericanos y la
Asociación Nacional de Usuarios Campesinos
(ANUC). Gracias a este proceso y la motivación
de estudiantes a punto de nalizar la carrea de
agronomía, en el año 2005 se conformó el Co-
lectivo de Agroecología Tierra Libre, con for-
malización legal en el 2006 como corporación.
Desde el primer año se dio inicio al trabajo con
comunidades campesinas de Fusagasugá y Sil-
vania, con el desarrollo de un primer diplomado
sobre agroecología. En el año 2009 tuvo lugar el
primer diplomado internacional sobre agroeco-
logía, de amplio reconocimiento en el país.
“Desde nuestros orígenes, entendemos la agro-
ecología como una apuesta social, comunitaria
política y no solo técnica, desde esta visión ha-
cemos un trabajo a escala territorial. Su epicen-
tro de construcción y evolución es la provincia
del Sumapaz” (Jerónimo Pulido).
Actualmente, hacen parte de la corporación 120
familias productoras de cinco municipios de la
región del Sumapaz: Fusagasugá, Pandi, Pasca,
Silvania y Tibacuy, con un área de inuencia en
Bogotá y los departamentos del Tolima, Cauca,
Nariño y Risaralda. (Pulido y Tierra Libre, 2021).
Los ejes de acción de esta organización social
y política son la agroecología campesina, la so-
beranía alimentaria, la defensa y protección del
agua y el territorio, la educación popular y los
derechos humanos. En este sentido, su trabajo
está orientado en la creación y fortalecimiento
de procesos de organización social y comunita-
ria a nivel local y regional, así como en procesos
de incidencia y articulación para la construcción
de un movimiento socioambiental y político,
comprometido con la defensa de la vida, el agua,
el territorio, los derechos fundamentales y la paz
(Pulido y Tierra Libre, 2021).
Estrategias para la transición agroecológica
Para Tierra Libre la transición agroecológica es
un proceso que inicia con la toma de conciencia
sobre las problemáticas que se enfrentan con
el modelo de agricultura convencional.
26
No se
concibe como como una receta, más si se reco-
nocen principios y herramientas clave.
Fuente: Tierra Libre, fotografía de Facebook.
26
Con la llegada de la revolución verde, surgió lo que actualmente se conoce como la agricultura convencional, este tipo de agricultura se basa en dos principios,
uno de ellos es maximizar la producción y el otro maximizar las ganancias económicas. El modelo agrícola convencional tiene como base seis prácticas
fundamentales, estas son: labranza intensiva, monocultivos, irrigación, aplicación de fertilizantes inorgánicos, control químico de plagas y manipulación genética
de los cultivos (Gliessman, 1998).
Sinergias Resiliencia
Diagnóstico agroecológico
y planicación de la nca
Diversidad Eficiencia ReciclajeResilienciaSinergias
Valores humanos
y sociales
50
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
El diagnóstico agroecológico y planicación de
la nca, es una herramienta clave para iniciar un
proceso de transición agroecológica.
A partir de observaciones en campo y un tra-
bajo de intercambio de conocimientos entre los
miembros de la organización que participan en
un determinado diagnóstico, se busca conocer
el estado actual en el que se encuentra un pro-
ceso productivo agrícola, pecuario, forestal, etc.
Se analiza el entorno del predio o nca desde los
aspectos ambiental, económico, cultural, social,
político, tecnológico, entre otros. Respecto al
proceso productivo se busca conocer las prác-
ticas y tecnologías utilizadas para identicar
aquellas que son sujeto de corrección o reem-
plazo y aquellas que deben mantenerse.
En la experiencia de Tierra Libre, cuando se realiza
un diagnóstico de una nca campesina, se en-
cuentra una mezcla de prácticas convencionales,
agroecológicas y saberes ancestrales; por ejem-
plo, en una misma nca puede encontrarse que se
use el calendario lunar, se utilicen fertilizantes de
síntesis y se haga rotación de cultivos. Al analizar
todos los componentes y aspectos del agroeco-
sistema se identican los problemas y alternativas
de solución en el corto, mediano y largo plazo.
Es necesario desarrollar y seleccionar los cri-
terios de análisis para cada aspecto según el
contexto, es decir, estos deben ser exibles para
cada situación en particular que se quiere diag-
nosticar, pues estos corresponden a tiempos y
espacios propios que repercuten directamente
en la toma de decisiones y caminos a seguir en
el proceso de transición.
En la etapa de diagnóstico se construye la línea
histórica de tiempo de la nca y con esto se ini-
cia la construcción del plan.
Para construir el plan de nca se consideran los
siguientes componentes:
información general de la nca;
la visión de la familia;
la situación actual de la nca;
las limitaciones o “problemas de la nca”;
las oportunidades para el desarrollo de la
nca;
la situación deseada de la nca;
las acciones que se deben seguir para al-
canzar la nca deseada;
el monitoreo y ajuste del plan.
Para abordar los componentes mencionados,
se utilizan herramientas de la cartografía social.
Con la participación de todos los miembros de
la nca, sus conocimientos y aportes se elabora
el mapa actual de la misma, para esto se puede
tomar el croquis de una imagen satelital si está
georreferenciada, y si no lo está, se puede elabo-
rar a mano alzada. A partir de este mapa se iden-
tican las fortalezas, problemáticas y oportuni-
dades. Posteriormente, se construye el mapa de
los sueños y el mapa futuro y plan de la nca. Es
muy importante tener en cuenta que no existe
un modelo; sin embargo, el plan se construye al-
rededor de unas bases técnicas y los deseos de
la familia buscando tener en cuenta los siguien-
tes elementos: diversidad, baja dependencia de
insumos externos, una buena gestión del agua,
cosecha de agua lluvia, reciclaje de nutrientes,
entre otros.
Un diagnóstico y planicación de la nca ade-
cuados deben ser 100% participativos, valo-
rando y reconociendo los conocimientos y ex-
periencia local. El plan solo será efectivo cuando
la familia es autora y protagonista del plan.
Si bien en la agroecología conuyen una serie de
prácticas que la hacen integral, para Tierra Libre,
abordar la salud del suelo es fundamental en el
proceso de transición agroecológica. La fertili-
Reciclaje Eciencia
Recuperación y conservación del suelo
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
51
dad del suelo depende en gran medida de la vida
del suelo, pues este es un organismo vivo, de allí
que gran parte de las prácticas y herramientas
que se empleen deben ser para recuperar la vida
que ha sido degradada por el uso de fertilizantes
de síntesis química y agrotóxicos para el manejo
de insectos y enfermedades, entre otras prácti-
cas perjudiciales de la agricultura convencional.
La recuperación y conservación del suelo es
una estrategia transversal a la sustitución de
fertilizantes de síntesis química y agrotóxicos
que muchas veces es el estado más común de
la transición en muchas familias y ncas y no
debe ser entendido como el mero reemplazo
por abonos orgánicos o biológicos. Lo que debe
buscarse es que dicha sustitución esté orien-
tada a la recuperación del suelo, lo cual tendrá
un impacto directo en la nutrición del cultivo.
Entre las prácticas que se promueven y utilizan
las familias que hacen parte de la corporación
(también utilizadas en los procesos de acompa-
ñamiento que realizan a través de proyectos), se
destacan la elaboración de abonos orgánicos
sólidos y líquidos, biopreparados para el ma-
nejo de insectos y enfermedades, cosecha y
reproducción de microorganismos de montaña
y otras prácticas de conservación de suelos,
tales como: labranza mínima, rotación de culti-
vos, siembra de cultivos de cubierta, siembra de
abono verde, barreras vivas, callejones o hileras
de árboles, construcción de terrazas para siembra
en terrenos inclinados, protección de la supercie
del suelo con materia orgánica seca (mulch), co-
secha de aguas lluvias desde los techos.
Estas prácticas y otras son empleadas de
acuerdo a las condiciones de cada nca, inclu-
yendo los aspectos socioeconómicos. Existen
muchas otras prácticas, pero para Tierra Libre
no se trata de pasos sino elementos clave.
En este sentido, se destaca también la impor-
tancia de incrementar la biodiversidad en los
agroecosistemas, muy relacionada con algunas
de las prácticas de conservación mencionadas.
Con esto no solo se busca recuperar diversidad
productiva sino recuperar y restaurar zonas de
nacimientos y quebradas, aumentar la diver-
sidad de plantas y de insectos benécos que
mejoran la polinización y contribuyen al control
natural de otros insectos que afectan los culti-
vos. Un ejemplo claro es la transformación de
sistemas de monocultivo de café en el Sumapaz
a sistemas agroforestales.
Fuente: Tierra Libre, fotografía de Facebook. https://www.
facebook.com/pg/tierralibreco/photos/?ref=page_internal
En la experiencia de Tierra Libre, el desarrollo de
estrategias de comercialización es crucial en la
transición agroecológica, “hay una relación di-
recta entre la transición y la comercialización
(Jerónimo Pulido).
La organización le apuesta a la soberanía ali-
mentaria territorial, por lo tanto, la comerciali-
zación se enmarca en esquemas de economía
solidaria y comercio justo. La conjugación de
diversas formas les ha permitido dinamizar la
comercialización de productos agroecológicos
en una economía campesina.
Economía circular
y solidaria
Comercialización de productos agroecológicos
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
52
Siempre se ha buscado que las estrategias de
comercialización propicien un espacio de en-
cuentro directo entre productor/a y consumi-
dor/a. Desde hace varios años se hacen ferias
en las veredas para el intercambio de productos,
semillas y venta. En el año 2016 se consolidó la
Ecotienda con sede en el municipio de Fusaga-
sugá, aquí se denen las políticas de la tienda y
precios de manera colectiva.
Aproximadamente el 50% de las familias son ca-
feteras, pero complementan su producción con
banano, fríjol, maíz, entre otros. Otras familias
cultivan principalmente hortalizas, tubérculos,
frutales, también hay producción pecuaria (lác-
teos, cárnicos, huevos), con esto se tiene una
amplia oferta de productos en la Ecotienda, al-
gunos 100% ecológicos y otros en transición. Se
realiza un seguimiento a las prácticas utilizadas
por los productores/as que llevan productos a la
tienda con el n de mantener una relación trans-
parente con quienes consumen y hacerles saber
cuándo un producto no es 100% ecológico. En
este sentido, se viene trabajando en el diseño y
puesta en marcha de un Sistema Participativo
de Garantías o aval de conanza.
Tierra Libre proyecta la conformación de una
cooperativa regional para escalar a otros mer-
cados y lograr la comercialización de todos los
productos disponibles.
Para Tierra Libre, la transición agroecológica
se enmarca en un proceso comunitario que ha
dejado como resultado un sólido tejido social
basado en relaciones de afectos y conanza.
Como organización han construido una iden-
tidad con un proyecto político en el territorio
que le apunta al buen vivir de las comunidades
campesinas. Esto ha permitido la conformación
de redes de alianzas con otras organizaciones
sociales, Organizaciones No Gubernamentales
(ONG) y la Confederación Internacional OXFAM
para la movilización de recursos y promoción de
la agroecología.
La formación y capacitación son elementos
clave en los procesos de transición y en Tierra
Libre estos se realizan sobre la base de inter-
cambios de experiencias y diálogo de saberes.
Por un lado, desde el año 2016 han puesto en
marcha las Escuelas Campesinas Agroecológi-
cas (ECAS) en cinco municipios: Pandi, Tibacuy,
Pasca, Silvania y Fusagasugá (veredas del sur).
Las ECAS son un espacio de formación e inter-
cambio de saberes alrededor de las prácticas de
cultivo, siembra y producción de insumos agro-
ecológicos, también son un espacio de formación
político-pedagógico en el que se reexiona sobre
las dinámicas que pueden afectar el territorio. Las
han impulsado la creación de biofábricas como
espacios de diálogo, encuentro, experimentación,
aprendizaje y producción de abonos en los cinco
municipios, a excepción de Pasca
27
.
Por otra parte, desde el 2018 Tierra Libre hace
parte de un grupo multidisciplinar de estudian-
tes, egresados y docentes de la Universidad
Nacional de Colombia, la Universidad de Cundi-
namarca, la Universidad Pedagógica Nacional y
OXFAM. Este ejercicio colectivo ha consolidado
el Laboratorio Juvenil Campesino en la provin-
cia del Sumapaz, cuyo objetivo principal es el de
“generar encuentros y procesos formativos que
permitan los diálogos y la creación de la juven-
tud campesina en torno a la agroecología y la
innovación en el campo, a partir del desarrollo
de metodologías participativas, el intercambio
de experiencias y la creación colectiva
28
.
27
Información tomada de: Fuentes, D. Escuelas Campesinas Agroecológicas, experiencia de la Organización Tierra Libre. Entrevista a Jair Naranjo. 3 Colibrís.
https://3colibris.com/2020/11/14/escuelas-campesinas-agroecologicas-experiencia-de-la-organizacion-tierra-libre/.
28
Camargo, A., Giraldo, J., Peña, J., Reina, J., Villamil, L., Moreno, C. 2019. Laboratorio para la transición a la agroecología. Guía práctica para la réplica de
experiencias.
Creación conjunta
e intercambio de
conocimientos
Relaciones e intercambio de conocimiento
53
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Asociación de productores campesinos
del oriente antioqueño (ASOCAMPO)
Origen del proceso
ASOCAMPO surge de un proceso de formación
promovido por el municipio de Marinilla (An-
tioquia) en el año 1998, denominado Escuela
Campesina Agroecológica. La escuela desarro-
llaba 10 módulos con encuentros cada 15 días,
en los que se abordaba la teoría y práctica de
elaboración de abonos, control de insectos y en-
fermedades, primeros auxilios veterinarios, co-
mercialización, asociatividad empresarial, entre
otros, y se realizaba un acompañamiento en la
nca de cada productor/a. A raíz de este último
módulo, 26 familias campesinas del oriente an-
tioqueño se decidieron por la conformación de
la asociación; en el año 2000 se registraron ante
Lecciones aprendidas
En su experiencia de más de 15 años, han
aprendido que “el proceso de transición debe
hacerse de lo fácil a lo complejo, y de lo pequeño
a lo grande”, puesto que está en riesgo la
economía de la familia y se requiere alimentar la
motivación con prácticas menos complejas que
permitan tener logros en etapas iniciales. Por
ejemplo, es mejor empezar con la elaboración
de abonos orgánicos sólidos y líquidos que ir
directamente a una preparación más compleja
como los fostos. También es recomendable
“empezar con una cosa a la vez, pues a
mayor cantidad de prácticas y tecnologías,
mayor complejidad” lo que puede resultar en
confusiones, errores y nalmente un impacto
negativo en el sistema productivo y estímulo de
las personas para emprender el cambio.
Trabajar en comunidad es un gran impulsor
de los procesos, pues se aprende desde la
experiencia, se motiva y consolida una red de
soporte en el proceso de transición. De esta
forma, Tierra Libre trabaja los procesos de
transición agroecológica desde el nivel nca, al
de comunidad y territorio.
la Cámara de Comercio y abrieron un punto de
venta propio en Marinilla para la comercializa-
ción de productos agroecológicos, que hoy es el
corazón de ASOCAMPO.
La asociación surge para promover alternativas
de producción agroecológica, motivadas por la
necesidad de integrar la conservación de los re-
cursos naturales y la producción de alimentos y
disminuir la dependencia de insumos externos de
síntesis química que venían afectando negativa-
mente la biodiversidad asociada a los agroeco-
sistemas y la salud de las familias campesinas.
En función de esto, realizan procesos de recon-
versión productiva de agricultura convencional
hacia sistemas de producción agroecológica,
promoviendo la conservación de los recursos
naturales, la soberanía y la seguridad alimenta-
ria de la población rural y el suministro de sa-
lud y bienestar para los consumidores/as. Para
quienes hacen parte de la asociación, es una
alternativa para cimentar un proyecto de vida
digno que propende por su desarrollo integral.
“En la actualidad, hacen parte de ASOCAMPO
22 familias campesinas, de las cuales ninguna
es miembro fundador, lo que denota para ellos
una estructura social muy sólida en la que se
ha apropiado la agroecología como un estilo de
vida, bajo tres pilares: ambiental, social y econó-
mico(Iván Naranjo).
Estrategias para la transición agroecológica
En el proceso de reconversión se planica la nca
con el principio de diversicación de manera
transversal. De esta manera se busca en cada
nca, de acuerdo con las condiciones de cada
familia, la integración del componente agrícola y
pecuario, procurando el bienestar animal.
Diversidad Eciencia
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
54
En el componente agrícola de ASOCAMPO
predomina la producción de hortalizas en
policultivos. En estos se establecen especies
vegetales en una misma área o supercie, entre
estos: hortalizas, plantas aromáticas, frutales,
plantas medicinales y plantas ornamentales.
Cada planta aporta unos nutrientes y sustrae
otros. La rotación de cultivos se realiza en
función de cuatro grupos: plantas cultivadas
para consumir las hojas o las ores, tales como
lechuga, brócoli, espinaca, repollo; plantas
destinadas a consumir sus frutos, como
tomates, pimentón, calabazas, maíz, pepino,
papas; plantas cultivadas para consumir sus
raíces, como zanahorias, nabos, cebollas,
remolacha, rábano; plantas leguminosas como
fríjol, arveja (y cultivos de cobertura).
La disposición de los cuatro grupos responde
a las condiciones de cada huerta o terreno, así
como a las necesidades e intereses de cada
familia. Usualmente se organiza en secciones
de la huerta para rotar en cada sección así: 1.
cultivos de hoja, 2. cultivos de frutos, 3. cultivos
de raíz, 4. cultivos de leguminosas, y se regresa
a los cultivos de hoja (sección 1) para continuar
con el esquema. Usualmente esta rotación tiene
lugar en un período de un año, dependiendo del
ciclo de las especies sembradas.
Con los policultivos y rotaciones se han
obtenido benecios directos en el sistema
productivo, tales como: mayor aprovechamiento
del espacio, mejor utilización de los recursos,
menor incidencia de insectos y enfermedades
(alelopatía), incremento de la biodiversidad en
el agroecosistema y mejoramiento de la dieta
familiar.
Por otra parte, y relacionado con las prácticas
orientadas a la recuperación y conservación del
suelo, en el proceso de transición agroecológica
ha sido muy importante la construcción
de terrazas y siembra de barreras vivas
multipropósito, pues la mayoría de los predios
se ubican en ladera, de manera que se impida
la erosión física, química y biológica del suelo.
Las barreras vivas tienen función rompeviento,
contribuyen al manejo de insectos y
enfermedades, son hábitat para aves, se pueden
utilizar como abonos, en la alimentación animal
y para aislarse de las ncas vecinas que utilicen
agrotóxicos.
Es importante destacar que todas las siembras
se establecen a partir de semilla ecológica,
manejada en un vivero de uno de los asociados,
con esto se garantiza la calidad de la semilla.
Fuente: Asocampo Marinilla, fotografía de Facebook.
En la experiencia, para iniciar un proceso de
reconversión es indispensable disminuir la
dependencia de insumos externos, para esto,
cada familia produce sus abonos orgánicos
para la nutrición de los cultivos y elabora
purines y extractos vegetales para el control de
insectos y enfermedades.
Se realizan abonos orgánicos sólidos tipo
bocashi, compostaje y humus de lombriz
californiana, abonos líquidos con estiércoles
y biomasa verde, y cosecha y reproducción de
microorganismos de montaña.
Diversidad Eciencia
Producción de abonos orgánicos
y extractos vegetales
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
55
La producción la organiza cada familia según
su necesidad y disponibilidad de recursos. Los
miembros de la organización se apoyan entre
sí para asegurar la calidad de sus abonos y,
por ende, de la producción. Periódicamente
se hace análisis de suelo para determinar los
requerimientos del sistema productivo y así
decidir los tipos de abonos a utilizar.
Como principios en el manejo de suelo se
tienen: evitar la sedimentación, conservar la
fauna presente en el suelo e incorporar materia
orgánica compostada resultante de la cosecha
y siempre utilizar cobertura en el suelo ya sea
viva o seca.
El manejo de insectos y enfermedades parte
de las prácticas de diversicación y rotación
mencionadas anteriormente, el cual se
complementa con la elaboración y uso de
purines y extractos de plantas con propiedades
fungicidas e insecticidas que además de
repeler pueden estimular el sistema de defensa
de la planta; así como elaboración de caldos
minerales, como el bordelés y sulfatos según la
situación que se presente en el cultivo.
Adicionalmente, para la elaboración de abonos,
biopreparados y riego del cultivo, se han
implementado sistemas de reciclaje y cosecha de
agua lluvia con canales en los techos de las casas.
Fuente: Asocampo Marinilla, fotografía de Facebook. https://es-la.
facebook.com/pages/category/Community-Organization/Aso-
campo-1871283273105183/
ASOCAMPO cuenta con su propio punto de
venta en el municipio de Marinilla, por medio del
cual garantiza la comercialización de la produc-
ción de todos los asociados. “Es una alternativa
de mercado más justa para los productores y
una oferta de alimentos más sanos en armonía
con el medio ambiente” (Iván Naranjo).
El ejercicio de comercialización comprende: pla-
nicar la siembra en cada nca, de manera que
esta responda a un plan de producción global de
la organización para garantizar la disponibilidad
de producto para el consumidor, la familia y los
ingresos esperados; determinar los costos de
producción y margen de utilidad; reducir cos-
tos; vericar entre pares la calidad agroecoló-
gica de los productos; y un manejo poscosecha
en nca adecuado.
Para garantizar el éxito del proceso la junta
directiva de la organización hace visitas a las
ncas de los asociados para acompañar el pro-
ceso de producción y garantizar que se dé el ma-
nejo acordado. Al consumidor se le informa de
aquellos productos que provienen de sistemas
en transición (reconversión de tres años) y de
los que son 100% ecológicos. Se ha construido
la demanda de producto con los consumidores
y con base en esto se ajustan los ejercicios de
planeación de la producción.
“Entre el año 2014 y 2019 todas las familias con-
taban con la certicación de Sello de Alimento
Ecológico del Ministerio de Agricultura y Desarro-
llo Rural, principalmente para comercializar en al-
macenes de cadena en la ciudad de Medellín. Sin
embargo, los resultados no fueron los esperados
a nivel de rentabilidad, así que algunas familias
decidieron no certicarse más, otras conservan la
Economía circular
y solidaria
Comercialización de productos agroecológicos
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
56
Fuente: Asocampo Marinilla, fotografía de Facebook.
certicación para comercializar en asocio con el
grupo de la Red Colombiana de Agricultura Bioló-
gica (RECAB) (estas familias cuentan con un plan
de siembra adicional para la red)” (Iván Naranjo).
En la actualidad, tienen más de 100 clientes que
visitan la tienda todos los domingos (único día de
apertura al público de la tienda). Gracias a esto y a
la calidad de la producción, el proceso cada día es
más conocido en Marinilla y otros municipios del
oriente antioqueño. También se entregan canas-
tas a domicilio en Marinilla y Medellín a clientes
frecuentes. La organización le apunta a fortalecer
los procesos de apoyo entre productores/as y la
trazabilidad de los productos a través de un Sis-
tema Participativo de Garantías basado en rela-
ciones de conanza y solidaridad.
A nivel de relaciones, han entendido que el for-
talecimiento de la organización es un proceso
que depende exclusivamente de la misma. Con-
sideran que no es sostenible estar motivados o
depender de un proyecto que lleve al territorio
una u otra institución. Bajo este entendido, se
concentran en consolidar las relaciones entre
las familias de ASOCAMPO para tejer una red de
solidaridad y apoyo, y con los consumidores.
El intercambio de conocimientos y experiencias
ha sido la fuerza motivadora de la reconver-
sión, se hacen giras demostrativas, recorridos
de campo, se cocrea el conocimiento con el
desarrollo de investigaciones por los mismos
productores/as agroecológicos/as; por ejemplo,
en la experimentación con densidades de siem-
bra o tipos de sustrato para determinar los más
idóneos. La formación y capacitación se realiza
campesino a campesino y a través del diálogo
de saberes se recuperan las prácticas tradicio-
nales.
Con el ánimo de compartir su experiencia y pro-
mover la transición agroecológica, han diseñado
la Granja Escuela Agroecológica en Marinilla, un
proceso de aprendizaje bajo la modalidad pre-
sencial concentrada para formar y capacitar
sobre todo el proceso productivo agroecológico.
Espera alojar en su primera cohorte a más de 11
jóvenes.
Lecciones aprendidas
El proceso de transición agroecológica les ha
enseñado de la integralidad de la granja, parcela
o nca y cómo esta se conecta con la familia en
su entorno de aprovechamiento.
En estos más de 20 años de la organización,
han consolidado el proceso de comercialización
y con esto se ha mejorado directamente el bien-
estar de las familias, siendo primero la seguri-
dad alimentaria.
Ha sido clave establecer los principios de pro-
ducción agroecológica al interior de la organiza-
ción, entre estos la producción de abonos com-
postados, el no uso de fertilizantes químicos ni
Creación conjunta
e intercambio de
conocimientos
Relaciones e intercambio de conocimiento
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
57
agrotóxicos para el manejo de enfermedades,
las prácticas de conservación de suelo y el de-
sarrollo de infraestructura adecuada para el ma-
nejo de la herramienta, insumos y poscosecha.
La asociatividad campesina les ha permitido
fortalecerse a nivel personal, buscar alterna-
tivas productivas para los retos que implica la
producción agroecológica, desarrollar estrate-
gias de comercialización y buscar alternativas
productivas para cumplir con las exigencias del
mercado.
58
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Conclusiones
E
l proceso de transición agroecológica im-
plica diferentes prácticas, estrategias o
acciones, sin que haya una única forma de
abordarlo.
Las experiencias documentadas muestran que
iniciar un proceso de transición y su perdurabi-
lidad en el tiempo dependen de la motivación,
convencimiento y necesidades de quienes deci-
den emprender en el camino de la agroecología.
Si bien es claro que no existen una serie de pa-
sos o recetas, es posible identicar estrate-
gias comunes con base en la experiencia.
A partir de estas nueve experiencias de transi-
ción agroecológica en Colombia se identican
las siguientes estrategias y prácticas comunes:
59
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Planicación predial.
Conservación del suelo: producción de abonos orgánicos y
biopreparados.
Restauración ecológica y sistemas agroforestales.
Intercambios de experiencias y valoración del conocimiento
tradicional.
Rescate y uso de la agrobiodiversidad.
Circuitos de economía solidaria.
Captación y almacenamiento de agua lluvia.
Enfoque de género y juventud.
Escalar la agroecología en Colombia es con cer-
teza una apuesta para la transformación soste-
nible de los sistemas alimentarios. Estas ocho
prácticas hacen parte del consolidado de estra-
tegias clave para la transición hacia sistemas
agroecológicos y su relación con los 10 elemen-
tos de la agroecología.
A partir de este trabajo de documentación, se
reconoce la diversidad y multidimensionalidad
en las prácticas y experiencias agroecológicas.
Esta naturaleza multidimensional de la agroeco-
logía exhorta al abordaje holístico y de carácter
intersectorial en los esfuerzos que se hagan
desde la institucionalidad en el desarrollo de
planes, programas y políticas públicas para el
fomento de la agroecología en Colombia como
ciencia, práctica y movimiento social; de tal
forma que se tenga una comprensión sostenible
y con enfoque territorial de los agroecosistemas
y del sistema alimentario en función de las di-
mensiones ambiental, socio-cultural, econó-
mica y política.
60
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Bibliografía
Altieri, M. 1995. El “Estado del Arte” de la agroecología y su contribución al desarrollo rural en
América Latina. 151-203. (disponible en: https://www.mapa.gob.es/ministerio/pags/biblioteca/
fondo/pdf/569_8.pdf). Acceso: 15 de octubre de 2020.
Altieri, M. 2002. Agroecología: principios y estrategias para diseñar sistemas agrarios sustenta-
bles. Capítulo en Sarandón, S. Agroecología: el camino hacia una agricultura sustentable. Edicio-
nes Cientícas Americanas, La Plata. 560.
Barchuk, A., Suez, L., Locati, L., Guzmán, M., Silbert, V. 2018. Manual para la transición agroeco-
lógica: guía para las agricultoras y agricultores agroecológicos. Editorial Brujas, Argentina. 108.
(disponible en: le:///C:/Users/Garciaanama/Downloads/Manual%20para%20la%20transici%-
C3%B3n%20agroecol%C3%B3gica..%20(2).pdf).
Diver, P. 1999. Biodynamic Farming & Compost Preparation, Alternative Farming Systems Guide.
ATTRA – National Sustainable Agriculture Information Service. (disponible en: http://attra.ncat.
org/attrpub/biodynamic. html#preparations).
Farrelly, M. 2016. La contribución de la agroecología a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 79-
83 En: Leisa Revista de Agroecología.
FAO. 2018a. Los 10 elementos de la agroecología. Guía para la transición hacia sistemas alimen-
tarios y agrícolas sostenibles. (disponible en: http://www.fao.org/3/i9037es/I9037ES.pdf).
FAO. 2018b. El trabajo de la FAO sobre agroecología. Una vía para el logro de los ODS. (disponible
en: http://www.fao.org/3/i9021es/i9021es.pdf).
FAO. 2019. Tape Tool for Agroecology Performance Evaluation 2019 – Process of development
and guidelines for application. Test version. Roma.
Gliessman, S. 2001. Agroecología: procesos ecológicos en agricultura sostenible. CATIE, Turrialba.
Gliessman, S., Rosado-May, F., Guadarrama-Zugasti, C., Jedlicka, J., Cohn, A., Méndez, V., Cohen,
R., Trujillo, L., Bacon, C., Jaffe, R. 2007. Agroecología: promoviendo una transición hacia la soste-
nibilidad. Revista Ecosistemas 16(1): 13-23.
Guzmán, G. y Morales, J. 2011. Agroecología y agricultura ecológica. Aportes y sinergias para
incrementar la sustentabilidad agraria. Revista Agroecología. 6: 55-62.
Hecht, 1995 En: Altieri, M. 1995. El “Estado del Arte” de la agroecología y su contribución al de-
sarrollo rural en América Lartina. 151-203. (disponible en: https://www.mapa.gob.es/ministerio/
pags/biblioteca/fondo/pdf/569_8.pdf). Acceso: 15 de octubre de 2020.
61
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
HLPE. 2019. Enfoques agroecológicos y otros enfoques innovadores en favor de la sostenibilidad
de la agricultura y los sistemas alimentarios que mejoran la seguridad alimentaria y la nutrición.
Un informe del Grupo de alto nivel de expertos en seguridad alimentaria y nutrición del Comité de
Seguridad Alimentaria Mundial, Roma. (disponible en: http://www.fao.org/leadmin/user_upload/
hlpe/hlpe_documents/HLPE_S_and_R/HLPE_2019_Agroecological-and-Other-Innovative-Approa-
ches_S-R_ES.pdf). Acceso: 28 de septiembre de 2020.
INDAP y FAO. 2018. Manual de transición agroecológica para la agricultura familiar campesina.
Edición, Unidad de Sustentabilidad Ambiental, INDAP. (disponible en: https://www.redinnovagro.
in/pdfs/manual-transici%C3%B3n-agroecologica-afc.pdf).
International Federation of Organic Agriculture Movements. IFOAM. 2008. Denición de Agricul-
tura Orgánica. (disponible en: https://archive.ifoam.bio/sites/default/les/page/les/doa_spa-
nish.pdf).
Marasas, M., Cap, G., De Luca, L., Pérez, M., Pérez, R. 2012. 2012. El camino de la transición agro-
ecológica. Ediciones INTA. 90.
Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural (MADR). 2017. Resolución 464 de 2017 “Por la cual se
adoptan los lineamientos estratégicos de política pública para la Agricultura Campesina, Familiar
y Comunitaria y se dictan otras disposiciones”.
Martínez, R. 2004. Análisis de los estilos de agricultura ecológica en Manejo Integrado de Plagas
y Agroecología. Núm. 72, 10-21. (disponible en: http://www.sidalc.net/repdoc/a1908e/a1908e.
pdf).
Mejía, M. 1995. Agriculturas para la vida: movimientos alternativos frente a la agricultura química.
Editorial Fundación para Actividades de Investigación y Desarrollo F.A.I.D, Cali. 252.
Morel, K., Léger, F., Ferguson, R. 2018. Permaculture. Encyclopedia of Ecology. 2nd edition. Else-
vier, Oxford. 4: 559-567.
ONU. 2011. Informe del Relator Especial sobre el derecho a la alimentación, Olivier De Schutter.
Palmisano, T. 2018. Las agriculturas alternativas en el contexto del agronegocio. Experiencias en
la provincia de Buenos Aires, Argentina. 51(28): 2-28. Estudios Sociales. Revista de Alimentación
Contemporánea y Desarrollo Regional.
Pulido, J. y Tierra Libre. 2021. El caminar de la organización Tierra Libre en la región del Sumapaz.
Revista Semillas. Edición 75/76.
Restrepo, J., Ángel, D., Prager, M. 2000. Agroecología. Centro para el Desarrollo Agropecuario y
Forestal (CEDAF), Santo Domingo. 134.
Sevilla, E. 2011. Sobre los orígenes de la agroecología en el pensamiento marxista y libertario. La
Paz, Plural.
62
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Sevilla-Guzmán, E y Soler-Montiel, M. 2010. Agroecología y soberanía alimentaria: alternativas
a la globalización agroalimentaria. Patrimonio cultural en la nueva ruralidad andaluza. 190-217.
(disponible en: http://institucional.us.es/compromiso/libreconf/docs/agroecologia.pdf).
SWISSAID.2018. Montañas Vivas: una apuesta de permanencia en el territorio.
SWISSAID. 2019. Sistemas agroalimentarios y territorio: la experiencia de la Asociación de Pro-
ductores Indígenas de San Antonio de Palmito ASPROINPAL.
SWISSAID. 2020. Aroma Chocó: la senda de la vainilla. Relatos sobre la experiencia “Vainilla
Aroma Chocó” en Bahía Solano.
Vandermeeer, J. 1995. The ecological basis of alternative agriculture. Annual Review of Ecology
and Systematics. 26: 201-224.
63
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
64
SEMBRANDO CAPACIDADES / COOPERACIÓN BRASIL - COLOMBIA- FAO
Y ABASTECIMIENTO
AGRICULTURA, GANADEA
MINISTERIO DE
RELACIONES EXTERIORES
MINISTERIO DE
Representación de FAO en Colombia
Calle 72 No. 7-82 Ocina 702, Edicio
Acciones y Valores
BOGOTA
+57-1-3465101
+57-1-2103064
FAO-CO@fao.org